En este momento estás viendo Cómo hacer tu propio jardín vertical

Cómo hacer tu propio jardín vertical

¿Cuántos árboles crees que haya por persona en tu ciudad?

No se tú, pero al menos donde yo vivo, apostaría que el número es muy pequeño. Y es que en muchos lugares, el crecimiento de la población rebasa la velocidad de planeación urbana.

Como resultado, la urbe se extiende sin control, las personas hacemos más y más edificios, sin pararnos a pensar en que también necesitamos naturaleza.

Lo peor de todo es que aunque la ciudad crece, la población lo hace aún más rápido, y la cantidad de terreno disponible para cada persona va disminuyendo.

Así que aunque quisiéramos plantar jardines para tener un cachito de naturaleza, no siempre tenemos el espacio necesario.

Ahh, pero el ingenio es grande, y si bien un jardín tradicional necesita mucha superficie plana, un día alguien pensó: ¿Y si los hacemos hacia arriba?

Y así nacen los jardínes verticales, una excelente alternativa para tener verde en tu casa o departamento, sin requerir enormes extensiones de espacio.

No te pierdas este post, porque aquí te daremos el paso a paso para que tengas tus plantas favoritas en la pared de tu patio, de tu terraza o, incluso ¡dentro de casa!

Y si bien hoy veremos la opción 100% “Hazlo tú misma/mismo”, siempre tienes la posibilidad de contratar un paisajista si te interesa un proyecto más elaborado.

Jardín vertical paso a paso

1.- Elige la ubicación del jardín

Si estás leyendo esto, lo más seguro es que ya tengas en mente la ubicación soñada de tu jardín vertical. Si es así, nada más revisa los siguientes puntos antes de continuar, para confirmar que sea la opción ideal.

Y si todavía no tienes idea de donde colocarlo, este checklist te puede ayudar a escoger el lugar correcto:

  • Debe haber luz. La cantidad exacta dependerá de las plantas que vayas a tener, pero una buena recomendación es que reciba de 5 a 6 horas de sol directo todos los días. Si no tienes un lugar así, no significa que no puedas tener tu jardín vertical, solo deberás elegir plantas que requieran menos luz. Aquí tienes algunas opciones.
  • Tiene que haber agua cerca. Todas las plantas necesitan del líquido vital, y será tu deber proporcionarlo. Idealmente, un jardín vertical estará cerca de una toma de agua, de lo contrario será más complicado hacer el riego.
  • Fácil acceso. Tu jardín necesitará cuidados de forma constante, así que asegúrate de que sea accesible.
  • Muro resistente. Si harás tu jardín directamente en un muro, asegúrate de que sea capaz de soportar el peso de la estructura.

 

2. Selecciona la estructura para las plantas

Una buena estructura para el jardín debe de cumplir varios requisitos.

Primero que nada, debe tener buen drenaje, de lo contrario tus plantas corren el riesgo de ahogarse.

Además debe ser capaz de soportar el peso de tu jardín. Recuerda que las plantas y el sustrato pesan, y esto se incrementa con el agua.

Y hablando de agua, tu estructura debe soportar la humedad, para que no se dañe con el riego constante.

Mira, estos son algunos tipos de jardínes verticales compartidos por ovacen.

Varios tipos de jardínes verticales

3. Haz el sustrato

Aquí no aplican reglas especiales para jardínes verticales. Simplemente usa lo que utilizarías para las plantas elegidas en un jardín tradicional.

¿No sabes qué sustrato elegir? Puedes preguntar por recomendaciones en el vivero, o el lugar donde adquieras las plantas. Seguro que te dicen todo lo que necesitas saber.

4. Coloca un poco de grava o arcilla en el fondo del recipiente

Ya estás cerca de poder plantar.

Pero antes, es importante que pongas grava o arcilla en el fondo del recipiente, antes de colocar el sustrato.

Esto asegura un buen drenaje y previene el encharcamiento a nivel de las raíces.

5. Agrega el sustrato

Si ya pusiste la arcilla, ahora sí, ¡es momento de colocar el sustrato!

Este paso no tiene ciencia, simplemente agrega la cantidad necesaria para llenar el recipiente.

6. Siembra las semillas (o las plantas) elegidas

Las preparaciones están listas, llegó el momento que has estado esperando. Ahora sí puedes sembrar las semillas o las plantas deseadas, y desatar a tu jardinero o jardinera interior.

¡Lo hiciste! Construiste tu primer jardín vertical.

Recuerda regar generosamente para promover el crecimiento de las plantitas.

Mantenimiento de tu jardín vertical

Hay 2 cosas importantes a tomar en cuenta cuando hablamos de mantenimiento.

La primera de ellas es en relación a los cuidados de tus plantas. Recuerda regarlas (obvio), pero el truco en los jardines verticales es hacer el riego con cuidado desde arriba hacia abajo.

Por otro lado, revisa seguido la estructura. No vaya ser que se afloje o se empiece a deteriorar, ¡y un día te quedes sin jardín vertical!

Cómo hacer tu jardín vertical, en video

¡Comparte este artículo!