En este momento estás viendo No creerás esta nueva forma de reusar el plástico. ¡Increíble!

No creerás esta nueva forma de reusar el plástico. ¡Increíble!

La contaminación es espantosa, ¿no lo crees?

Creo que eso es algo en lo que todos estamos de acuerdo. Por eso muchos consumidores intentamos generar menos basura. Más basura es igual a más contaminación, obvio.

Otra opción popular es comprar productos que puedan reciclarse. Así al menos no se irán a la basura después de un solo uso. ¡Wácala!

Pero a menos que vivas como ermitaño o ermitaña (súper difícil), o tu ciudad tenga una economía 100% circular (casi imposible por ahora), lo más seguro es que tus acciones en pro del mundo se encuentren en un tipo de área gris, porque son mejores, pero no son perfectas.

Vamos, como todos los que procuramos ser del equipo eco. No hay una píldora mágica, pero siempre estamos mejorando. ¡Viva!

A lo que voy con esto: Reciclar es mejor, pero no es ideal.

La razón es que el reciclaje gasta muuuuucha energía, y al final crea un producto inferior. Siempre inferior, no hay de otra.

Por ejemplo, si usas una cuchara de plástico, y la mandas a reciclar, pueden hacer otra cuchara, pero va a ser más débil.

Repite este proceso varias veces, y eventualmente se puede terminar rompiendo en tu boca.

Así que para esas veces que no se puede evitar usar desechables, es mejor lavar y reutilizar la cuchara, o hacer upcycling.

Y de este último punto vengo a contarte hoy. Acaban de inventar una forma de reutilizar el plástico, y dejarlo irreconocible.

Pero primero… ¿Qué es el upcycling?

Upcycling tradicional

La gran, gran diferencia entre el reciclaje y el upcycling, es que en el primero un producto se regresa a sus materias primas, y estas se usan para hacer algo nuevo.

Como puedes imaginar, esto gasta energía, tanto para deshacer, como para hacer.

Por otro lado, el upcycling toma el mismo producto tal y como está, y lo reutiliza de forma creativa, ya sea como pieza de algo más grande, o se le da un uso totalmente reimaginado.

Creo que este gráfico de El Mercado Artesano lo resume a la perfección.

Gráfico comparando reciclar vs upcycling

Así que ahora imagináte. ¿Realmente qué tanto se pueden upcyclear los cubiertos desechables? (O cualquier otro plástico de un solo uso)

Ahh, ahí es donde interviene la ciencia, pues descubrieron cómo convertir el plástico… ¡En espuma!

De plástico a espuma, un upcycling innovador

Acaba de salir esta noticia donde se anuncia al mundo que se acaba de descubrir la forma correcta de tomar el plástico biodegradable (como el que a veces se usa en cubiertos), y convertirlo en espuma.

Lo sorprendente aquí es que aunque ya era posible aplicar este proceso a plásticos “normales”, se creía que era imposible hacerlo con plásticos biodegradables.

¡Únete a nuestro boletín informativo! No te pierdas noticias como esta, que traen esperanza para el mundo.

Pero… ¿Para qué sirve?

Ah sí, ni modo que la ciencia haga esto para tener fiestas de espuma bien suaves.

De hecho, con espuma no me refiero a este tipo de espuma.

Más bien estoy hablando del tipo de espuma aburrida, pero súper útil para la vida.

Ya sabes, la que se usa para que las boyas floten, o para aislar tu casa y que no te de frío.

Y como dato: No toda la espuma es igual.

Si tiene mucho aire en poco plástico, muy voluminosa, y poco densa, es buena para cosas que flotan en el agua (boyas, barcos, y así).

Por otro lado, si es más densa, sus propiedades se prestan más a ser aislantes.

Y, ¿cómo lo hacen?

La idea básica es esta:

Meten el plástico en una recámara especial, y le suben la temperatura y la presión.

Cuando el material está en su punto, inyectan dióxido de carbono al espacio, y este se disuelve en el plástico.

Luego, cuando liberan la presión, el gas se expande dentro del plástico, ¡y voilà! Se hace la espuma.

Para que sea más fácil entenderlo, el equipo que lo inventó pone este ejemplo: “Es similar a cuando abres una lata de soda, y se libera es gas.”

Pffftttzzzzzzz…..

¡Comparte este artículo!