Vamos a reconciliar la economía con el ambiente (de forma sustentable)

Vamos a reconciliar la economía con el ambiente (de forma sustentable)

¿Es posible tener crecimiento económico y al mismo tiempo dejar de contaminar?

Esta es probablemente la pregunta del siglo, porque hasta ahora nuestro modelo económico se ha basado en el crecimiento infinito, sin importar factores externos como el medio ambiente.

Como resultado estamos viviendo una crisis climática.

La presión empieza a crecer sobre nuestros gobiernos, quienes por fin están empezando a establecer políticas en pro de un desarrollo sostenible.

Pero lo hacen bajo un aire de incertidumbre. Estamos explorando tierra desconocida, y nadie sabe hacia dónde dar el siguiente paso.

Una de las grandes preocupaciones es no saber si la aplicación de estas políticas ambientales afectarán negativamente la economía.

Y este es un miedo fundamentado, porque lograr una economía verde implica una corrección total de rumbo. Requiere trabajo, inversión, y esfuerzo.

El resultado será una sociedad sustentable. Pero como la sustentabilidad no se mide en billetes, hoy no se le otorga la importancia que amerita.

Sin embargo, ¿realmente tiene que estar peleada la economía con el cuidado del medio ambiente?

Esta es la pregunta que un nuevo estudio busca responder. De lograr su cometido, serían un rayo de luz en la penumbra de duda que acecha la mente de nuestros legisladores.

Los resultados son alentadores, veamos cómo llegaron a ellos.

La regla del kínder

El estudio analiza cómo se comportaría la economía si hacemos un verdadero esfuerzo por reducir al máximo nuestras emisiones.

Y cuando digo “al máximo”, lo digo en serio.

El objetivo planteado es el de una sociedad con cero emisiones.

Con esto no se refieren a que nunca se generen nuevas emisiones, sino a que el balance neto termine en cero.

Para lograrlo la idea es que conforme vayamos produciendo contaminación, también la vayamos limpiando.

Esto no es nada revolucionario. 

De hecho, es una idea tan básica, que la llaman “La regla del kínder”, haciendo referencia a que todos aprendemos algo similar a corta edad: Todo lo que usamos, debe regresar a su lugar, para que el cuarto quede limpio y ordenado.

A muchos de nosotros nos enseñaron eso en el jardín de niños, así que es raro darnos cuenta que nunca lo hemos aplicado al medio ambiente.

Toda la contaminación generada simplemente la dejamos ahí, y nuestro planeta está muy, muy desordenado.

El escenario ganador

Los investigadores plantearon un modelo económico que, de acuerdo con sus resultados, demuestra que es posible mantener un crecimiento económico, y al mismo tiempo preservar al planeta.

No es necesario elegir uno u otro.

Pero la clave está en que este estudio tomó en cuenta algo que muchos otros han pasado por alto.

La clave del modelo ganador, es reconocer la importancia de la innovación como un motor importante en el crecimiento económico de las naciones desarrolladas.

Entonces, la propuesta es utilizar un modelo económico que permita alternar entre dos fases. Una de ellas tiene innovaciones importantes, y la otra no.

Fase innovadora

Para poder entrar a esta etapa, el Producto Interno Bruto debe estar arriba de cierto nivel. Además, una porción flexible del mismo debe dedicarse a disminuir los niveles de contaminación en el mundo.

Durante esta fase se espera que el crecimiento del PIB será lento, pero estará presente. Esto se debe a que parte del presupuesto es dedicado a combatir la contaminación.

Fase no innovadora

Comparada con la fase de innovación, esta etapa experimentará un crecimiento acelerado en la economía, gracias a que los inventos y descubrimientos pavimentaron el camino para el desarrollo monetario.

En respecto a la contaminación, se espera que en esta fase también haya presupuesto dedicado hacia lograr el objetivo de cero emisiones, pero esta cantidad se agotará rápidamente, lo que prepara al mundo para entrar en una nueva etapa innovadora.

Lo que esto significa para el futuro

Hoy, aún no se entiende bien cuál es la relación entre un mundo con Cero Emisiones y el crecimiento económico.

Pero seamos honestos. El mundo en el que vivimos se mueve siguiendo al dinero.

Por lo tanto es realmente importante estudiar este tema, porque solo teniendo la información completa podemos proponer soluciones adecuadas que integren adecuadamente dos grandes problemas de índole mundial: La economía y el medio ambiente.

¡Comparte este artículo!