5 enormes daños que el café está causando al mundo

5 enormes daños que el café está causando al mundo

Si eres amante del café, prepárate, porque hoy conocerás su lado oscuro.

¿Quién no ama una buena taza de café?

Esta es una de las bebidas más consumidas en todo el mundo.

Por ejemplo, tomando como muestra al propio equipo de Actitud Verde podríamos decir que al 100% del mundo le gusta el café, pero solo el 50% lo toma de manera regular.

Pero como 2 personas no son una muestra representativa de las 8 000 millones de personas del mundo, tendré que recurrir a este estudio para probar mi punto.

Los resultados de la encuesta hablan por sí mismos: El 87% de los armenios y armenias consumen café regularmente. Este otro estudio afirma que el 64% de los estadounidenses bebe este elixir diariamente.

Tal vez tú (como yo) formas parte de esta estadística, y acostumbras a tomar café durante la semana.

Pero como todas nuestras acciones, el consumo de este delicioso brebaje tiene un costo ambiental y social.

Y ha llegado el momento de enfrentarlo.

El impacto ambiental del café

¿Pudiera ser que esta bebida sea tan deliciosa como dañina para el ambiente?

Esta hipótesis taaaal vez sea un poco exagerada, pero lo cierto es que el café no es perfecto.

Aunque si hablamos de perfección, ¿realmente quién es perfecto?

Lo más importante en este caso es que conozcas datos objetivos y reales para que puedas tomar una decisión informada.

Por eso aquí te dejamos las 5 áreas de oportunidad que tiene el café como industria.

El café está ligado con la deforestación ambiental

La forma original de cultivar café no tenía este problema.

Y por original, me refiero a no-industrializada.

Lo que se hacía era que las plantas se colocaban en compañía de todo un ecosistema de fauna y vegetación.

Esto promovía un crecimiento orgánico y sustentable.

Pero claro que este método no bastaba para el imperio capitalista, donde todos querían café, ¡y lo querían ya mismo!

Así que lo que hacen es sistematizar su crecimiento: Mandan a quitar toda la vegetación de un área, y en la tierra libre siembran una y otra y otra planta de café, todas juntas y ordenadas.

De aquí deriva el problema de la deforestación, el cual es terrible para el medio ambiente porque se retiran plantas endémicas, se altera el balance del ecosistema, y se pierden servicios naturales que luego son reemplazados con un substituto hecho por el hombre.

Cultivar café requiere enormes cantidades de agua

Seré el primero en confesar que tomo 2 tazas diarias de café.

Hay quien en mi familia considera que esto es excesivo, y habrá gente más cafetera que piense que 2 tazas son poca cosa.

Pero checa esta cifra: Se estima que cada taza de café usó 140 litros de agua potable.

¿Puedes creerlo?

Imagina todos los días tomar 7 garrafones llenos de agua. 

¡Y eso sería solo una taza! Normalmente si te gusta el café, tomas al menos 2 o 3.

Multiplica eso por las 821,250,000,000 tazas que se consumen cada año en el mundo, y tendrías suficiente agua para llenar el Lago de Chapala, y te sobraría agua.

Esto sucede por cultivar el café al sol, en vez de seguir usando técnicas sustentables y hacerlo en la sombra.

Más sol = Mayor evaporación del agua = Se necesita más agua.

Explotación laboral e infantil

Tristemente la industria del café también tiene problemas sociales, lo que es otra situación que se debe resolver para que sea totalmente sustentable.

(Recuerda que la sustentabilidad es tanto ambiental, como social, y económica)

Las personas que trabajan la tierra y cultivan el grano de café suelen tener malas condiciones de trabajo, y recibir una paga miserable para lo que genera la industria.

Peor aún, hay niños que se ven forzados a trabajar en esas mismas condiciones.

Y es que la historia del café viene marcando esa pauta desde antes. Este grano solía ser recogido por esclavos, y si aunque hoy en día la esclavitud supuestamente ha desaparecido, la verdad es que solamente se ha ocultado del mundo.

Por ejemplo, esta nota relata cómo hace 3 años encontraron a más de 300 personas trabajando en condiciones similares a la esclavitud, cultivando café en Brasil.

Muchos, muchos residuos

Yo soy un chico que le gusta tomar su café en taza.

Creo que es el recipiente perfecto, porque puedo sentir su calor, y disfrutar su aroma. Esto eleva mi experiencia cuando finalmente tomo mi café.

Pero más importante que eso es el hecho de que mi taza no es desechable, y me duele un poco cuando veo a las personas llegar todos los días con café en vaso de papel.

Y es que si en teoría el papel es reciclable, en la práctica no puedes reciclar un vaso usado para tomar café, pues tiene una cubierta especial para hacerlo impermeable.

¡Pero esta no es la única forma que se genera basura!

Otros puntos en los que se tienen desechos es cuando se termina de preparar la bebida, que se tira el bagazo.

Y si haces café en casa, los filtros y los pods también son un residuo, dependiendo de qué máquina utilices. Solo es cuestión de escoger tu veneno.

Más basura al cosechar

Ojalá el grano del café creciera en la planta tal y como lo necesitamos para usarlo, pero la realidad es otra.

Antes de siquiera pensar en tostar el grano, es necesario tenerlo limpio y listo.

Y es que el llamado grano del café es en realidad (técnicamente) una semilla.

El fruto de la planta es una cereza, y dentro de ella es donde encontramos el grano que, eventualmente, será la bebida.

Así que para poder llegar a lo que nos importa, es necesario recoger la baya, y quitarle la pulpa que la rodea. Y en el interior únicamente encontrarás uno o dos granos de café.

Si repites el proceso 50 veces, te alcanzaría para preparar una taza.

Y toda esa materia orgánica se va a la basura. (Aunque a veces es aprovechada como fertilizante).

Cómo tomar una taza de café sustentable

¡No pierdas la esperanza!

Si bien acabamos de ver puntos terribles en contra del café, no es necesario que abandones por completo este lujo (o necesidad, dependiendo qué tanto te guste).

De hecho, si tienes ansias de un cambio, yo te recomendaría que le des mayor prioridad a conocer el impacto ambiental de tu dieta, y arreglarlo, porque ese es el mayor cambio que podemos hacer como individuos.

Pero tampoco ignoremos la realidad popular de nuestra bebida favorita.

Checa estos tips que te ayudarán a disminuir su impacto ambiental.

Usa café certificado

Si quieres mejorar la sustentabilidad de tu café, te recomiendo que lo prepares con granos certificados.

Esto es más fácil si tú mismo lo haces en casa, pero si lo compras en la calle, puedes preguntar a tu barista qué tipo de grano usan, y si tiene certificaciones Fair Trade, o Shade-grown cofee.

La primera de ellas busca garantizar que los trabajadores del café reciban un pago justo, mientras que la segunda asegura que las plantas fueron cultivadas en la sombra, lo que es un método más tradicional, y más sustentable.

De hecho, las plantas de café cultivadas en la sombra evitan dos de los problemas más grandes de esta industria: La deforestación, y el gasto excesivo de agua. Además previene el uso de pesticidas, porque las aves que viven en los árboles cercanos actúan como un control natural de las plagas.

Prepara café con métodos artesanales (y tomarlo en taza)

Métodos de café artesanales

Si haces tu café en casa, en una máquina de goteo, probablemente usas filtros de papel que además de convertirse en basura, recibieron un tratamiento químico contaminante.

Puedes evitar esto aprendiendo a preparar café de forma “artesanal”, es decir, con métodos como aeropress, prensa francesa, chemex, o V60.

Ojo, algunos de estos también usan filtros y es el mismo problema, pero la ventaja es que puedes encontrar sustitutos de metal o de tela, reutilizables.

Por ejemplo, a mi me encanta hacerme café en aeropress. Me gusta más su sabor, y como le compré un filtro metálico, no hace falta más que enjuagar todo cuando termino, el bagazo a la composta, y listo. 

Cero residuos.

Si te interesa probar algún método de estos y no sabes por cuál empezar, no puedes fallar con el aeropress. Es súper sencillo preparar un café exquisito.

Aquí te dejo algunos tutoriales para que aprendas a hacer café artesanal.

Además, da preferencia a las tazas (o vasos reusables, o termos) cuando te sirvas tu café.

Antes de la emergencia sanitaria, empezaba a ser común llevar tu termo y que ahí preparen tu café en la tienda. Pero a partir del año pasado empezó a ser un caso complicado, por la higiene y la salud de las personas.

Esto fue un gran paso atrás en materia ambiental, pero esperemos que, con el tiempo, regresemos a poder usar nuestros envases con confianza.

¡Únete a nuestro boletín!
Obtén los últimos contenidos en tu correo electrónico unas cuantas veces al mes. Se te enviarán actualizaciones y noticias sobre todas las categorías.

¡Comparte este artículo!