4 tips para ahorrar agua mientras te bañas, y salvar al mundo

4 tips para ahorrar agua mientras te bañas, y salvar al mundo

Me encanta el agua, porque me mantiene hidratado, me llena de energía, y me ayuda a estar de buen humor.

¿No te pasa lo mismo?

Pero el agua no solo ayuda a mi cuerpo, sino que llena de vida a todo el planeta tierra. Este líquido vital permite que haya tanto verde en el mundo.

De hecho, si prestas atención te darás cuenta que ahí donde hay agua, hay una abundancia y variedad de vida muchísimo mayor que en las zonas secas.

Planeta tierra lleno de agua para ahorrar, y Arrakis, totalmente desértico
Dada la opción… ¿Dónde preferirías vivir?

Y aunque parezca que nuestro mundo azul está repleto de agua, la verdad es que nada más podemos aprovechar una parte muy pequeña.

Es decir, el agua salada realmente no nos sirve de mucho. La buena para efectos prácticos es el agua dulce, y esta nada más la encontramos en lugares clave como:

  • Ríos
  • Lagos
  • Glaciares
  • Reservas subterráneas

Y por “efectos prácticos” me refiero a tomar agua para sobrevivir y ese tipo de cosas. Casi nada importante, ¿no?

En fin, el agua “dulce” también la usamos para bañarnos, pero si no tenemos cuidado, es muy fácil pasar de “usarla para bañarse” a “tirarla en lo que te bañas”.

La diferencia es sutil, pero existe. 

Y como ya vimos que estamos escasos de agua, es súper importante cuidarla cada vez que la usamos.

Por eso hoy te voy a dar 4 tips fáciles y prácticos para que ahorres agua mientras te bañes, y ayudes al planeta a seguir bello y humectado.

1. Báñate en menos de 5 minutos

Estamos en la carrera de nuestras vidas para salvar al planeta. ¿Qué te parecería aventarte un sprint cuando vayas a bañarte? (Un sprint metafórico, por favor báñate con cuidado, no quiero que te caigas)

Cada minuto cuenta, porque mientras la regadera esté abierta, los litros de agua corren.

Según la fundación aquae,  una ducha promedio dura 10 minutos, y consume 200 litros de agua.

La cuenta está sencilla. Báñate en la mitad de tiempo, y consume la mitad del agua.

Y como nadie es un cronómetro humano, puedes apoyarte de alguna canción, una temporizador, o alguna otra técnica que te funcione. 

La idea es mantener tus tiempos en la regadera lo más cortos que se puedan.

2. Cierra la llave mientras te enjabonas

¿Te ha pasado que te estás bañando, y cuando te empiezas a enjabonar te sales del chorro de agua, pero lo dejas correr?

Yo me declaro culpable de haberlo hecho alguna vez.

De cierta forma es lógico e instintivo, porque aún no quiero que el agua se lleve el jabón. Apenas estoy limpiando mi cuerpo, y enjuagarme viene después.

Pero a esa lógica le falta integrar la parte en que si no estás usando el agua, no hay razón para que se esté gastando.

Es como si abrieras la llave y la dejaras corriendo. Simplemente se está desperdiciando.

Y hablando de eso, creo que muchas personas podríamos aplicar el siguiente tip.

3. Captura el agua fría

Misma lógica que el punto anterior: Agua que corre sin usarse, es agua tirada.

Así que la idea es simple. ¡No desperdicies agua!

No hace falta más que una cubeta bajo la regadera que te ayude a capturar el agua fría que sale mientras esperas la caliente.

Esta puedes usarla para lavar los trastes, porque está limpia.

Pero puedes ir más allá.

Si tienes espacio y una tina suficientemente grande, puedes poner la tina dentro de la regadera, y bañarte dentro de la tina.

Así puedes luego reaprovechar el agua jabonosa. Pero esta no la vayas usar para lavar trastes, porque ya trae jabones y suciedad (proporcionada por ti, lo normal).

En este caso, la mejor opción sería usar esta agua gris para llenar el tanque del baño, y usarla en las descargas.

4. Elige regaderas con un menor consumo de agua

Si bien una parte importante de ahorra agua es tener las costumbres adecuadas, también puedes reducir tu consumo con un cabezal más eficiente.

Ahora, no vayas a salir corriendo a comprar una nueva regadera. Recuerda que en todos los casos, el producto más ecológico es el que ya tienes en casa.

Pero si ya le toca una renovación al baño, o de todas formas estabas planeando cambiar tu regadera porque la actual ya está muy vieja, sí te recomiendo que consideres su consumo.

Es muy fácil, entre menos litros gaste por minuto, mejor.

Así, tus duchas de 5 minutos gastarán aún menos agua que el promedio.

 

¿Qué te pareció? 

Como ves, los cambios pequeños, cuando los juntas, se convierten en algo mayor que la suma de sus partes.

Si te gustaría recibir más entradas de este tipo, considera suscribirte a nuestro boletín. Así podrás recibir directamente en tu correo más tips para ahorrar agua, y salvar al mundo.

¡No te los pierdas!

¡Únete al boletín que quiere cambiar el mundo!
Obtén los últimos contenidos en tu correo electrónico unas cuantas veces al mes. Se te enviarán actualizaciones y nuestras mejores noticias.

¡Comparte este artículo!