Pronostican más rayos en el Ártico, y esto es terrible para el mundo

Pronostican más rayos en el Ártico, y esto es terrible para el mundo

Los relámpagos Árticos solían ser un fenómeno extremadamente raro. La región podía pasar años sin ver ni un destello de luz.

Pero eso está cambiando.

Con el aumento global de la temperatura, se está volviendo cada vez más común. Y el efecto de esto podrá sentirse en todo el mundo.

¿Cómo nos afectará? Más abajo te cuento.

Relámpagos árticos, un fenómeno en aumento

Checa este dato:

El primer relámpago detectado a 500 kilómetros del Polo Norte fue reportado en el 2019. ¡Hace apenas 2 años!

Pero este tipo de cambios empiezan a acelerar, poco a poco. Por esto, un estudio piensa que los relámpagos en latitudes tan altas podrían incrementar un 100% en los próximos 8 años.

¿Qué tanto daño pueden hacer los relámpagos?

Ah, esta es la pregunta del millón. A nuestros ojos pareciera que un destello de electricidad en la cima del mundo nunca va afectarnos.

Pero estaríamos equivocados.

El riesgo ecológico de los relámpagos

Un factor a tomar en cuenta cuando hablamos del “riesgo ecológico” es que tanto relámpago es un fenómeno nuevo, causado por el cambio climático.

Así que el verdadero peligro cae en que el Ártico pasará de nunca ver rayos, a verlos como un suceso común.

Un rayo, por sí solo, no causa gran efecto. Una multitud de ellos sí harán un cambio.

Pero bueno. ¿A qué tipo de cambios me refiero?

Pues nada más y nada menos que al cambio climático. Este incremento de rayos empezó gracias al calentamiento global, y su destino es contribuir al mismo.

Y es que el balance de la naturaleza es delicado, por lo que cualquier alteración repercute en miles de formas distintas.

En este caso, el primer efecto tangible es el fuego.

Relámpagos + Plantas secas = Desastre

Los rayos tienen una cantidad enorme de energía. De hecho, se estima que generan temperaturas sobre los 20 000 grados Celsius.

Esta energía la liberan en un instante, pero eso es todo lo que hace falta para incendiar algo.

Y así inicia una cadena de eventos que no hace más que empeorar la situación. Mira:

  1. El calentamiento global causa más rayos, y al mismo tiempo ocasiona plantas con menos humedad y por lo tanto más inflamables.
  2. Cae un rayo en el lugar adecuado e inicia un incendio que arrasa con pastos y arbustos, los cuales dificultaban la expansión del bosque.
  3. Ahora el bosque tiene carta abierta para crecer, y al hacerlo, sus ramas empiezan a absorber energía solar que antes era reflejada por la nieve del suelo.
  4. Esto calienta aún más la zona, lo que crea problemas más graves.

Se espera que los rayos sigan aumentando

Décadas atrás, el círculo Ártico no tenía las condiciones adecuadas para presentar tormentas eléctricas.

Era demasiado frío, y su aire muy seco.

Este ya no es el caso.

Conforme la tierra sigue aumentando su temperatura, el aire Ártico va adquiriendo condiciones cada vez mejores para fomentar la generación de relámpagos.

Algunos científicos afirman que el número de rayos registrados se ha triplicado en la última década, aunque no todos sus colegas concuerdan.

Pero independientemente de lo que se tenga registrado, sí se sabe que algo está cambiando.

En el futuro empezaremos a escuchar más sobre este fenómeno de rayos en el círculo Ártico, y esto es causa de preocupación para el futuro.

Entre más relámpagos caigan en esa zona, más permafrost habrá descongelado, lo que liberará grandes cantidades de carbono al ambiente.

Una vez más, esto fomentará el calentamiento global, por lo que a su vez causará nuevos cambios climáticos, más extremos, y más peligrosos.

Deberíamos evitarlo a toda costa. Hoy es el momento de hacer el cambio.

Visita nuestro blog para recibir toda la información que necesitas para ayudar a combatir el cambio climático. ¡No esperes más!

¡Comparte este artículo!