¡Fuera de mi pasto! – El biocombustible para lograr ENERGÍA CERO

¡Fuera de mi pasto! – El biocombustible para lograr ENERGÍA CERO

Una de las mejores formas de aprovechar la biomasa es usarla para hacer biocombustibles, pero la parte difícil es encontrar el mejor cultivo para transformarlo en combustible.

Las opciones ideales son plantas que:

  • No sean usadas como alimento
  • No necesiten muchos recursos para crecer
  • Produzcan mucha materia orgánica (porque esto es lo que se usa para hacer biocombustibles)

Y la verdad aún no se encuentra cuál es LA opción ideal.

Pero grandes mentes siguen trabajando para descubrirla.

Por ejemplo, se acaba de publicar un estudio donde descubrieron que un tipo de pasto tiene enorme potencial para solucionar nuestra escasez de combustible (más adelante te cuento cuál es).

Es más, usar esta planta nos acercaría muchísimo a lograr tener “emisiones netas cero de carbono”.

En resumen: Se espera que si hacemos biocombustible a partir de este tipo de pasto, se liberará la misma cantidad de CO2 que la que la planta absorbe mientras crece. Entonces, si consideramos todo su ciclo de vida, es como si nunca se liberaran emisiones contaminantes.

Lo que hace especial a este pasto

El “miscanthus” es el nuevo pasto milagroso.

¿Qué lo hace tan especial? 

Según lo que publicaron en el estudio, son varias razones.

Para empezar, este pasto puede crecer en “tierra de baja calidad”. Es decir, tierra con pocos nutrientes, así que no es usada para sembrar alimentos.

Esto ya es un gran punto a favor, porque significa que podremos aprovechar tierra marginal, que de otra forma no sería usada.

Otra característica positiva es que es muy resiliente, y puede hacer fotosíntesis aunque viva en climas fríos.

Esto abre aún más los posibles lugares donde podría ser aprovechado.

Por último, produce mucha biomasa.

Así que este pasto común y corriente cumple con todo lo que pedimos de un gran cultivo para biocombustibles:

  • Crea mucha materia orgánica
  • Necesita pocos nutrientes
  • Se adapta a muchos lugares distintos

Los puntos malos

Realmente no hay mucho que decir al respecto.

Y probablemente esto se deba contar como un “aspecto negativo”.

Como es un cultivo que tiene poco tiempo siendo estudiado, sólo conocemos su potencial, pero no sabemos cómo se comporta en condiciones reales.

Por otro lado, lo que sí sabemos es que su producción baja cuando recibe poca agua, o agua en exceso.

Entonces:

  • Condiciones ideales = Súper pasto, gran producción de biomasa.
  • Inundaciones de invierno, Olas de calor = Baja la producción. ¿Aún conviene?

¿Cómo se compara con otros cultivos?

Ah, la pregunta del millón.

Todo suena perfecto en papel, pero a la hora de la hora, lo que importa es cómo se compara con los cultivos que ya estamos usando.

En una esquina tenemos el Miscanthus, nuestro pasto milagroso.

En la otra tenemos al pasto aguja y a la planta del maíz. (Estos dos son populares para hacer biocombustibles)

Para conocer la capacidad del pasto Miscanthus se hizo una prueba de 10 años en Europa.

Gracias a ese experimento se sabe que el Miscanthus produce hasta 40 toneladas de materia seca, por hectárea, por año.

La mejor parte es que alcanzó ese nivel apenas dos años después de ser plantado.

Esto lo coloca arriba de los otros cultivos en cuestión de eficiencia y producción bruta. 

¡Punto para el Miscanthus!

Lo único malo es que tanto el pasto aguja como el maíz le sacan muchos años de experiencia a nuestro pasto milagroso.

Pero es de esperarse.

No podemos comparar en este aspecto a un cultivo tradicional, con uno que apenas estamos estudiando.

Por otro lado, el Miscanthus pierde si se cultiva en zonas propensas a inundarse, o a tener temperaturas extremas.

Pero como este pasto es tan versátil, no debería ser ningún problema.

En resumen: El pasto Miscanthus se defiende perfectamente bien frente a cultivos tradicionales para biocombustible (como el maíz).

En condiciones normales (sin inundaciones ni olas de calor) el Miscanthus supera a sus contrincantes, pero su producción baja si sufre situaciones extremas.

Por lo tanto, este pasto tiene un enorme potencial. Sólo hay que ser cuidadosos acerca de dónde será plantado.

¡Comparte este artículo!