En este momento estás viendo Cómo cuidar el océano puede resolver todos nuestro problemas

Cómo cuidar el océano puede resolver todos nuestro problemas

Cambio climático, emisiones de carbono, biodiversidad, y hambre en el mundo.

Hoy nos enfrentamos a todas estas crisis ambientales y sociales. Resolverlas todas puede que sea el mayor reto de la humanidad.

Pero, ¿sabes qué tienen en común?

La respuesta es el océano.

Más específico: Cuidar y nutrir el océano puede resolver todos estos problemas, y dar el impuslo adecuado para que la sociedad empiece (finalmente) a hacer un progreso considerable.

Sabemos esto gracias a un equipo internacional de más de 26 personas. Entre todos integran una multitud de disciplinas distintas: Desde biología marina y cuidado del ambiente, hasta economía.

Los múltiples beneficios de cuidar el océano

Ya conocemos los problemas. Veamos ahora qué soluciones proponen.

Las y los investigadores son conscientes de todos los pros de cuidar el ecosistema marino, pero para maximizar nuestros esfuerzos, sugieren lo siguiente:

De acuerdo con sus resultados, hay áreas específicas que, si son protegidas, traerán la mayor cantidad de beneficios posibles.

Para ser puntuales, veamos algunos de sus pronósticos:

  • Se protegería casi el 80% de las especies marinas.
  • Incrementaría la pesca en 8 millones de toneladas métricas.
  • Prevendría la liberación de mil millones ( ¡1 000 000 000! ) de toneladas de dióxido de carbono.
  • Protege el lecho marino de la pesca de arrastre, una práctica destructiva, pero popular.

“La vida oceánica ha declinado constantemente por la sobrepesca, la destrucción del hábitat marino, y el cambio climático. Aún así, solo el 7% del océano está protegido de alguna u otra manera.”

– Enric Sala, explorador del “National Geographic Society”

El análisis estima que necesitamos proteger, como mínimo, un 30% del océano. Así que con solo el 7% estamos muy por detrás de la meta.

¿Cuáles son las zonas vitales?

Realmente no hay una respuesta definitiva.

No existe entregar un mapa marcado con los puntos elegidos para ser preservados. 

En cambio, el equipo creó un marco de referencia para que cada país decida qué áreas deben proteger, de acuerdo con sus prioridades nacionales.

Este tipo de soluciones son particularmente atractivas, pues prometen traer varios beneficios al mismo costo.

Así, gracias al estudio, las personas que toman decisiones pueden elegir lugares que contribuyan enormemente a tres grandes problemas a la vez: Seguridad alimenticia, cambio climático, y pérdida de biodiversidad.

Hoy sólo se protege el 2% de las especies marinas en riesgo. Este número puede incrementarse hasta al 80% siguiendo las recomendaciones del reporte.

¡Comparte este artículo!