¿Cómo se hace biogás? – La mejor alternativa al Gas L.P [Infografía]

¿Cómo se hace biogás? – La mejor alternativa al Gas L.P [Infografía]

¿Te gustan las energías renovables? Entonces te encontrará el biogás. ¡Quédate leyendo! seguro que aprendes algo nuevo.

Yo de verdad creo que este tipo de energías son el futuro. Por eso estudio de ellas, las leo, y escribo sobre las renovables.

¿Coincides conmigo? Estas son tecnologías maravillosas, capaces de generar energía limpia y sustentable.

En Actitud Verde te hablamos seguido sobre las renovables, y sobre cómo puedes apoyar al medio ambiente desde casa. 

De hecho, en este enlace puedes leer lo más importante que todos debemos saber sobre estas energías, y aquí puedes leer 8 tips para ser eco en casa.

Por eso hoy traemos una entrada que fusiona los dos temas: Te enseñaremos cómo puedes generar tu propia energía calorífica en casa (aunque también funciona a gran escala).

¿Cómo es esto? ¡Sigue leyendo!

¿Qué es el biogás?

En otra entrada mencionamos brevemente el biogás. 

Si no la has leído ¡no te preocupes! Aquí lo resumo de forma breve. (Y si te interesa leer más al respecto, aquí te dejo el enlace)

El biogás es el sustituto perfecto para el Gas L.P. (estas siglas significan “Licuado de Petróleo”). Este gas (el L.P.) es el que probablemente usas en la cocina para cocinar, en las calderas de agua, o en la secadora de ropa.

La diferencia es que el biogás proviene de materia orgánica, mientras que el gas L.P. lo encontramos en depósitos, igual que el crudo del petróleo.

Pero hablemos más del biogás.

Hoy lo más común es generarlo a partir de uno de los siguientes materiales:

  • Residuos orgánicos de alimentos (como los que nos sobran a diario en casa)
  • Estiércol de animales (y vaya que hay muchísimo de esto)

Ambos son buenísimos para generar biogás, porque cuando se descomponen terminan generando su principal componente: El metano.

Este es en sí “el gas”, súper rico en capacidad calorífica. Por eso es quemado para aprovechar el calor.

¿Cómo funciona el biogás? Y… ¿Cómo se hace?

El biogás se produce naturalmente con la descomposición de la materia.

Por eso se utilizan restos orgánicos, porque cuando las bacterias los descomponen se produce metano y dióxido de carbono (pero más metano que dióxido)

Esto es un proceso natural, ¡Y casi no lo aprovechamos!

Infografía sobre cómo hacer biogás

Cada que veas que se tira comida, recuerda que esta pudiera ser mejor usada para hacer biogás.

En fin, el truco para poder aprovechar el metano es, simplemente, capturarlo.

¡De verdad es así de fácil!

Si logras que no se vaya el gas, puedes dirigirlo con tuberías a donde necesites calor.

Bueno, si te pones a pensarlo tal vez suena difícil intentar atrapar un gas. Lo bueno es que no lo harás con las manos.

Para eso existen los biodigestores: Sistemas que te ayudan a transformar residuos orgánicos en biogás.

Mira, este sería el proceso simplificado:

  1. Se coloca materia orgánica en el digestor. Pueden ser restos de comida, de verduras, de frutas, y hasta de carne.
  2. El material orgánico alimenta a las bacterias, y estimula su crecimiento. A su vez, estas bacterias descomponen los residuos.
  3. Y… eso es todo. Este proceso produce gas de forma natural, y así puede ser usado sin algún tratamiento adicional. 

Solo tienes que dirigirlo a donde lo necesitas, lo que normalmente se logra utilizando tuberías.

Bonus: Cuando la materia orgánica se descompone, también genera un rico fertilizante para plantas y huertos. ¡Es 2 beneficios en 1!

¡Comparte este artículo!