El océano dejará de absorber CFC (y empezará a emitirlos)

El océano dejará de absorber CFC (y empezará a emitirlos)

Nosotros no lo viviremos, pero un estudio prevé que futuras generaciones verán como el océano empieza a liberar gases contaminantes que dañarán a la capa de ozono.

Hablamos en específico de los clorofluorocarbonos (CFC’s), un tipo de gas que solía ser muy usado para hacer refrigerantes.

Estos gases, cuando llegan a la atmósfera, desatan una reacción en cadena que termina destruyendo la capa de ozono, lo que nos deja expuestos a la radiación ultravioleta.

¿Sabías? La capa de ozono nos protege de los rayos del sol.

Cuando nos dimos cuenta de este fenómeno, tuvimos que luchar a uña y diente para lograr que se dejaran de usar los CFC.

Finalmente, en  2010 se aprobó el Protocolo de Montreal.

Este incluía un plan para desfasar el uso de estos químicos dañinos, en pro de otros más amigables con el medio ambiente.

Pero aunque se hayan dejado de usar, parece que no nos hemos librado de ellos.

El océano como depósito de químicos

Siempre ha habido presencia de CFC en el océano.

Este cuerpo de agua, gracias a su gran tamaño, suele actuar como “esponja química”. Es decir, absorbe gases y químicos de la atmósfera, limpiando el aire en el proceso.

El mar funciona como esponja, absorbiendo químicos y gases

Pero un nuevo estudio sugiere que esto va a cambiar. 

Los investigadores proyectan que para el año 2075 el océano empezará a emitir a la atmósfera más CFC de los que absorbe.

¿Por qué pasa esto?

La razón parece ser la sobre saturación del agua. Todo tiene un límite, y aunque el mar sea enorme, está a punto de llegar al suyo.

Entre más saturado se encuentra, menos químicos puede recibir. Al contrario, en vez de absorberlos, empezará a emitirlos.

Si bien este es un fenómeno normal, la cantidad de CFC provenientes del océano solían ser negligibles. Sobre todo comparado con las enormes cantidades derivadas de la actividad humana.

Pero como gracias al Protocolo de Montreal hemos logrado minimizar este tipo de emisiones, ya no podemos seguir ignorando el porcentaje que aportan los océanos a nuestra atmósfera.

El cambio climático acelera el proceso

Para analizar el efecto del cambio climático en la capacidad del mar para absorber este tipo de gases, el equipo de investigadores realizó varios modelos y simulaciones.

En un principio estudiaron cómo sucedería si mantuviéramos las condiciones actuales. Luego repitieron su trabajo considerando que la temperatura aumente 5 °Celsius en los próximos 80 años.

Como resultado descubrieron que todo el proceso se adelantaba hasta 10 años a sus predicciones anteriores.

“Generalmente, un océano más frío absorbe más CFCs. Cuando el cambio climático calienta el océano, este se vuelve un peor reservorio, y libera gases un poco más rápido.”

Cabe mencionar que el cambio climático es solo un acelerante, no el detonante.

Si el planeta no se calentara, de todas formas el mar empezaría a liberar gases.

Sin embargo, este tipo de estudios resaltan la importancia de proteger al ambiente. El planeta está en un balance precario, y debemos tener cuidado de mantenerlo equilibrado.

De no ser así, este tipo de fenómenos empezarán a manifestarse cada vez más seguidos, desencadenando reacciones en cadena con consecuencias terribles para todos.

¡Comparte este artículo!