Ecofeminismo «El movimiento de hoy»

Ecofeminismo «El movimiento de hoy»

¿Cuál es la relación entre la revolución ambiental y los movimientos feministas?

Habrá quien afirme que no existe tal vínculo, pero sería un error mantener esa idea como una respuesta definitiva.

Permíteme explicar por qué es así.

Hace unos días se vivió a nivel mundial la conmemoración del día de la mujer. 

Por eso hoy, bajo el marco de esta fecha tan importante, queremos dedicar la entrada de esta semana a la sinergia que existe entre  dos de los movimientos más grandes que estamos viviendo: El ambientalismo y el feminismo.

En los siguientes párrafos te explicaremos brevemente qué es el ecofeminismo.

¿Tú ya conocías esta corriente del feminismo?

Breve historia del ecofeminismo

Sitúate conmigo en 1970.

Es una época donde los movimientos sociales están en auge. Entre ellos el feminismo, la ecología, y la búsqueda de la paz mundial.

Si bien cada uno parece algo diferente, en conjunto están fraguando un nuevo término: Ecofeminismo.

manifestación feminista con un letrero que dice "El futuro es mujer"

Esta palabra, acuñada por Francoise d’Eaubonne, se popularizó en un contexto de numerosas protestas en contra de la destrucción ambiental, desencadenadas por una serie recurrente de desastres ecológicos.

Siendo específicos, el accidente nuclear de “Three Mile Island” condujo a una gran cantidad de mujeres del área académica de los Estados Unidos a unirse en la primera conferencia ecofeminista.

Este evento llevó el título “Women and Life on Earth: A Conference on Eco-Feminism in the Eighties”, y fue aquí donde por primera vez en la historia se exploró formalmente la relación entre el feminismo, la militarización, y la ecología.

Tras este análisis, se llegó a la conclusión de que existe un precedente histórico que asocia a las mujeres y a la naturaleza, presentándolas como caóticas e irracionales, por lo que ambas debían ser controladas.

De forma opuesta, se identificó que el hombre es normalmente caracterizado como racional y ordenado, por lo que debe ser él quien distribuya dicho control.

Si bien en retrospectiva puede parecer obvio, el identificar estos patrones fue un gran primer paso que da el ecofeminismo para romper con las cadenas que son usadas para controlar y dominar a las mujeres y la naturaleza.

Y como este movimiento nace de un ámbito académico, se consideró indispensable reunir evidencia de las conclusiones obtenidas empíricamente.

Por esta razón los primeros trabajos ecofeministas se dedicaron a documentar conexiones históricas entre el ambiente y las mujeres, además de buscar maneras para eliminar esta asociación.

Para 1980 el ecofeminismo había trascendido los espacios meramente académicos para convertirse en un movimiento popular.

Muchos atribuyen esta expansión a Ynestra King, una de las pioneras del movimiento, y que en 1987 publicó un artículo titulado: “¿Qué es el Ecofeminismo?”.

En este escrito retó al mundo a considerar la manera en que su sistema de creencias permite la explotación de la Tierra y la opresión de las mujeres.

Gracias a su publicación el Ecofeminismo creció tanto en apoyo popular como en alcance.

¿Qué es el ecofeminismo?

Es una corriente del feminismo que examina la forma en que el género y la naturaleza se intersectan. 

Resulta de especial interés cómo se usan definiciones binarias para categorizar falsamente a grupos opuestos, asignando un valor desproporcionado a uno de ellos, y promoviendo el pensamiento jerárquico.

Grupo de mujeres abrazadas en un parque con árboles

De esta forma el ecofeminismo logra reconocer la similitud que existe entre 2 “categorías binarias” distintas:

  • Hablando de género, se hacen distinciones entre femenino y masculino.
  • En temas de espacios, estructuras, y servicios, se suele hablar de lo natural y lo antropogénico. Es decir, se hace una diferencia entre lo hecho por la naturaleza, y lo hecho por el hombre.

La relación entre ambas situaciones es clara, pero es importante mencionarla de forma explícita:

Tanto las mujeres como la naturaleza se ven afectadas por el sistema patriarcal y masculino centrista en el que vivimos.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente lo explica de forma muy concisa:

“Alrededor del mundo, las condiciones ambientales impactan la vida de mujeres y hombres de formas diferentes, como resultado de las desigualdades que existen.

Los roles de género crean diferencias en la forma que hombres y mujeres actúan respecto al medio ambiente, así como en las vías que se les abren o cierran para ser agentes de cambio.

 

Si bien el Ecofeminismo pareciera un movimiento de feministas a quienes también les preocupa el ambiente, es mucho más que eso.

La principal diferencia radica en que el feminismo tradicional aspira lograr una equidad de género y la preservación del ambiente bajo el sistema patriarcal pre-existente en el mundo.

 

Por otro lado, el Ecofeminismo busca desmantelar este sistema y reconstruirlo por completo, teniendo como pilar la idea de que todo tiene valor y cualidades diferentes que lo hacen vulnerable.

 

Entonces, en vez de trabajar por la equidad de género en un mundo de hombres, o de priorizar al ambiente en una sociedad que valúa un desarrollo extremo, el Ecofeminismo muestra cómo se vería un nuevo mundo en donde mujeres, hombres, humanos, y medio ambiente sean respetados, y donde cada uno pueda participar de un campo parejo de juego.»

Si bien estos son unos ideales maravillosos, no hay que dejar de mencionar que la corriente del Ecofeminismo aún tiene áreas de oportunidad, y se encuentra en desarrollo constante para integrar otros puntos igual de importantes:

  • Raza
  • Clases sociales
  • Sexualidad

Cada uno de estos presenta distintos retos que se añaden a un sistema complejo que debe ser resuelto, y que solo será llevado a buen puerto con la colaboración de todas y todos.

¡Comparte este artículo!