En este momento estás viendo El futuro de la energía solar: Celdas solares ultra flexibles

El futuro de la energía solar: Celdas solares ultra flexibles

Hoy las celdas solares son rígidas y planas, lo que las hace difíciles de integrar en dispositivos de la vida diaria como:

  • Teléfonos celulares
  • Ventanas
  • Vehículos

El mayor obstáculo al momento de integrar paneles solares a cualquier tipo de dispositivo móvil, es que la celda debe ser flexible y plegable, de forma que se puedan doblar repetidamente sin romperse.

Los materiales conductores normalmente usados carecen de este tipo de flexibilidad, pues no soportan este tipo de presión sin perder sus propiedades principales (como la conducción eléctrica).

Afortunadamente este problema coincide con un momento en la historia donde la investigación en materia de materiales flexibles y conductores está en su apogeo.

Como comúnmente sucede, el desarrollo de tecnología en ciertas áreas de la ciencia se puede replicar en campos similares.

En este caso, el impulsor principal del desarrollo son los teléfonos celulares, cuya tendencia actual se dirige a que tengan pantallas flexibles.

Y una aplicación específica de esta tecnología es la que le concierne a esta nota: Paneles solares plegables.

Un candidato prometedor

Con el objetivo de superar esta rígida barrera, un equipo internacional de investigadores propone una solución que bien pudiera ser la respuesta correcta.

La idea propuesta es la de usar películas delgadas de nanotubos de carbono.

Ventajas de esta técnica hay muchas. Entre ellas la alta transparencia del material (lo que permite captar la mayoría de los rayos solares), y su resiliencia mecánica.

Pero aún no se encuentra perfeccionada. 

Una de sus desventajas es que tiene problemas para adherirse a la superficie cuando se le aplica fuerza (como los dobleces). Además requiere un dopado químico.

Sin embargo esto no es obstáculo para la ciencia, pues el equipo de investigadores ya tiene soluciones propuestas para ambos problemas. Pero estas aún deben ser validadas para asegurar que sean las correctas.

Por ejemplo, para incrementar su capacidad de adherencia se unió la capa conductora con un sustrato de poliamida, el cual llena los vacíos en el nanotubo.

Y para maximizar su eficiencia, el resultado de este proceso recibe un dopado adicional, lo que incrementa su capacidad conductora de electricidad.

Para sorpresa de todos, el prototipo resultante superó las expectativas: Únicamente mide 7 micrómetros, tiene una resistencia excepcional a ser doblado, una transparencia de casi un 80%, y puede convertir hasta el 15.2% de la energía recibida. 

Todos estos números son récords nunca antes vistos en celdas solares a base de nanotubos de carbono.

Parece que estamos al borde de un gran avance científico, así que cada vez falta menos para una generación de dispositivos eléctricos con paneles solares integrados.

¡Comparte este artículo!