En este momento estás viendo Cultivando carne: Científicos buscan hacer lo imposible

Cultivando carne: Científicos buscan hacer lo imposible

El futuro ya está aquí. Podemos cultivar carne en laboratorios.

Probablemente ya conozcas el gran impacto que tu dieta tiene sobre tu huella ecológica, (y si no es así, puedes leer aquí al respecto).

La evidencia señala que hablando de ecología y medio ambiente, una dieta vegana es mejor que una omnívora.

En resumen, las razones principales son estas:

  • La producción de carne gasta más recursos para generar la misma cantidad de alimento vegetal. Esto incluye tierra y agua.
  • El ganado usado para suplir los productos de origen animal también contamina. Un ejemplo común es que las vacas generan hartas emisiones de metano.

Pero si tú has contemplado llevar una dieta vegana, o simplemente disminuir tu consumo de productos animales, ya sabrás que es más fácil decirlo que hacerlo. Y aunque lo ideal es que todo el mundo hiciera este cambio, realmente lograrlo suena a una tarea imposible.

Por eso, la ciencia está buscando alternativas.

Siendo específicos, un equipo de investigadores del área Ingeniería Biomédica han ideado un nuevo método de replicar la textura, los nutrientes, y el sabor de la carne real, con una fracción del impacto ambiental.

Su idea nace como una adaptación de otra técnica usada para crecer tejido humano, utilizado para transplantes.

Esto les permite cultivar células de músculo y grasa en un ambiente de laboratorio. Posteriormente las apilan en forma de lámina, para darle la forma y el grosor deseado.

Dicho trozo de carne luego es “afinado” para replicar el contenido y la distribución de la grasa de cualquier corte de carne.

Al hacer esto, tienen más control sobre el producto final, lo que es una ventaja sobre otras técnicas.

“Estamos creando losas de carne. Los consumidores podrán comprar carne con cualquier porcentaje de grasa que deseen, tal como lo hacen con la leche”

Para validar el experimento, los investigadores hicieron y comieron carne a partir de células de conejo.

“Tenía la misma textura y sabor que la carne”

Esto fue una prueba de concepto, pero hasta el momento no existe razón alguna por la que la misma tecnología no pueda funcionar para cultivar carne de res, de cerdo, o de pollo.

Además, este modelo se presta para la producción a gran escala.

Probablemente esto sea la solución a uno de los problemas que conforman el rompecabezas de la crisis ambiental. Esperemos pronto recibir nuevos avances de esta revolucionaria tecnología.

¡Comparte este artículo!