En este momento estás viendo Destruyendo microplásticos directamente en la fuente

Destruyendo microplásticos directamente en la fuente

Los microplásticos son el enemigo invisible.

No podemos verlos, pero están presentes en el ambiente, causando daños y contaminación alrededor del mundo.

Y ningún lugar es inmune.

Te puede interesar: Éverest, el basurero más alto del mundo.

Una gran fuente de microplásticos es el agua gris que resulta de lavar nuestra ropa. Este líquido suele desecharse con una alta concentración de plásticos microscópicos (menores a 5 mm de diámetro).

hileras de lavadoras en lavandería comercial
Observa la fuente insospechada de millones de partículas de microplásticos.

Lamentablemente, aún no existe un tratamiento establecido para manejar este tipo de contaminación en las plantas tratadoras de agua.

Si bien se utilizan algunas técnicas de filtrado, este proceso no degrada el plástico. Por lo tanto es necesario hacer trabajo adicional para tratar con dichas partículas.

Es aquí donde entra un nuevo trabajo de investigación que busca resolver el problema.

Un equipo de investigadores, liderado por el profesor Patrick Drogui propone degradar las partículas de plástico haciendo uso de la oxidación electrolítica.

Este proceso es amigable con el medio ambiente, pues descompone los microplásticos en 2 componentes distintos:

  • Dióxido de carbono
  • Moléculas de agua

Sendos productos no son tóxicos para el ecosistema.

Una visión al futuro

El Profesor Drogui planea utilizar esta nueva tecnología en sitios que liberan agua enormemente contaminada de microplásticos: Las lavanderías comerciales.

La opción ideal sería hacerlo en el mismo sitio, antes de que es agua gris sea diluida y mezclada con otros tipos de líquidos. En palabras del Profesor Drogui:

“Para cuando el agua de la lavandería comercial llega a la planta de tratamiento, ya está mezclada con grandes cantidades de agua, y los contaminantes están diluidos y, por ende, son más difíciles de degradar.

Por otro lado, si actuamos desde la fuente (en la lavandería) la concentración de microplásticos es más alta y, por lo tanto, más accesible para la degradación electrolítica.”

Cabe mencionar que en los exámenes de laboratorio se determinó una eficiencia de degradación del 89%.

Lo anterior es un resultado prometedor, por lo que el equipo a cargo de la investigación planea avanzar y hacer experimentos en agua real. 

Esta contiene otro tipo de contaminantes que afectarán al proceso de degradación, por lo que aún queda por ver su desempeño en condiciones reales. 

Pero si todo avanza según lo planeado, se determinará el costo del tratamiento con la intención de adaptar la tecnología en ciertas lavamaticas.

 

¡Comparte este artículo!