Comparan sustentabilidad de cepillos de dientes: El bambú no fue el mejor

Comparan sustentabilidad de cepillos de dientes: El bambú no fue el mejor

Los cepillos de dientes son indispensables en el mundo. Es un producto que no puede faltar en ningún hogar.

Todos los usamos, y aún así no había estudios que analicen su impacto ambiental. Pero eso acaba de cambiar.

El 16 de Septiembre se acaba de publicar un estudio realizado por el Trinity College de Dublín, en colaboración con el Eastman Dental Institute de la Universidad de Londres. 

En este documento se presentan los resultados del primer análisis de ciclo de vida de varios tipos de cepillos de dientes.

Dicho análisis permitió medir el impacto ambiental de estos productos, considerando todos los materiales extraídos, la energía gastada, y los contaminantes liberados desde que el cepillo de dientes nace, hasta que muere.

Pero los investigadores no consideraron únicamente la huella de carbono. 

También tomaron en cuenta cómo estos cepillos de dientes afectan a la salud humana, “restándole” a las personas años saludables de su vida.

Dentro del estudio se analizaron 4 tipos de cepillos:

  • Cepillo eléctrico
  • Cepillo estándar de plástico
  • Cepillo de plástico con cabeza reemplazable
  • Cepillo de bambú

Cepillos de dientes eléctricos: La peor opción de todas

El análisis de ciclo de vida y de impacto a la salud humana coincidió en un resultado: Los cepillos de dientes eléctricos son, en todos los sentidos, la peor opción.

Los materiales utilizados son más contaminantes, y además se gasta más energía en extraerlos.

Por si fuera poco, estos cepillos eléctricos dañan la salud humana 5 veces más que uno estándar de plástico: Causan 10 horas calculadas de años de vida ajustados por discapacidad.

«Nuestra investigación muestra que los cepillos eléctricos son dañinos tanto para el planeta, como para las personas involucradas en su manufactura y distribución. Además no hay mucha evidencia que muestre que son más efectivos para limpiar tus dientes, a menos que tengas problemas para lavarlos con un cepillo convencional.»

Los cepillos de bambú no son la respuesta

Tras realizar el estudio, los investigadores determinaron que 2 opciones fueron mejor que las demás: 

El cepillo de plástico de cabeza reemplazable y el de bambú son opciones más saludables, y con un menor impacto ambiental. Estos destacan al ser comparados contra los cepillos regulares y los eléctricos.

Sin embargo, contrario a la creencia popular y a la imagen verde que tienen los cepillos de bambú, estos no fueron los más sustentables a largo plazo.

Y la razón es simple.

Cultivar bambú para convertirlo en cepillos de dientes hace uso de tierra que pudiera ser mejor usada en apoyo a la biodiversidad, o para cultivar bosques que disminuyan el dióxido de carbono en el aire.

Por lo tanto, el equipo de investigadores determinó que el cepillo ideal es uno de plástico, ya que pueden ser reciclados, y no utilizan mucha tierra ni mucha agua para ser producidos.

Pero la clave es la siguiente: Estos cepillos deben estar siempre dentro de una cadena de reciclaje. Necesitamos establecer sistemas donde estos productos puedan ser recolectados y reciclados, para seguir utilizando los mismos recursos.

Es decir, requerimos una economía circular.

Y lo más importante, el plástico utilizado debe ser capaz de biodegradarse en condiciones naturales. Así, en el caso de que se escape de la cadena de reciclaje, no tendrá un impacto negativo en el ambiente.

Por eso es vital continuar con este tipo de investigaciones. El estudio aquí compartido no hizo más que cuantificar el impacto ambiental de distintos tipos de cepillos, y concluir cuál sería el “cepillo ideal”.

Pero aún es necesario seguir desarrollando nuevos materiales y cadenas de recolección para poder llevar este ideal a la realidad.

Noticia original de Science Daily.

¡Comparte esta noticia!