En este momento estás viendo ¿Qué es la economía circular? El futuro de nuestro sistema económico

¿Qué es la economía circular? El futuro de nuestro sistema económico

Los residuos de hoy pueden ser los materiales de mañana. Esta es una forma en la que podemos mantener nuestro estilo de vida sin comprometer al ambiente. Por eso es importante saber ¿Qué es la economía circular?

Para entender a qué se refiere este concepto es muy importante dar un paso atrás y analizar cómo estamos acostumbrados a consumir. 

La mayoría de las personas lo hacemos de forma lineal: Comprar, usar, y tirar.

La economía lineal extrae la materia prima, genera productos, los usa, y los tira al final de su vida útil
La economía lineal extrae la materia prima, genera productos, los usa, y los tira al final de su vida útil

Este modelo económico va completamente en contra de lo que predica la naturaleza diariamente: Todo es un ciclo, y no existe nada que pueda ser considerado un “desecho”.

Hay un millar de ejemplos, y todos los hemos estudiado en la escuela:

  • El ciclo del agua
  • El ciclo del carbono y del nitrógeno
  • La cadena alimenticia

Cuando lo piensas, te das cuenta que la naturaleza no es lineal, sino que es circular. No hay un inicio y un final, sino simplemente un ciclo constante, donde los residuos se convierten en la nueva materia prima.

Y siendo honestos, nuestro planeta tierra ha existido sin problemas por billones de años, así que algo debe estar haciendo bien.

En comparativa, los seres humanos nos hemos acostumbrado a consumir rápido y regresarlo lentamente al planeta. Y esto ya nos ha metido en un problema: Tenemos hasta 2030 para revertirlo.

Por lo tanto, ¿qué podemos hacer para solucionarlo?

Una de las opciones es reinventar nuestros sistemas de producción, distribución, y consumo, para seguir el ejemplo de la naturaleza y alcanzar una economía circular.

No suena sencillo, pero es vital tomarlo en cuenta en nuestras decisiones para poder vivir en un futuro sustentable.

Hoy te presentamos la información necesaria para que puedas elegir por cuenta propia si quieres apoyar a negocios verdes. Además, si planeas iniciar tu propio emprendimiento, estos recursos serán muy valiosos para que lo hagas de forma circular, y logres un cambio en tu industria.

¿Qué es la economía circular?

Es la nueva forma de hacer las cosas.

La propuesta busca rediseñar nuestro sistema económico y al lograrlo, traer beneficios sociales, monetarios, y ambientales. Esto nos acercaría un poco más a la verdadera sustentabilidad.

Muchos estamos conscientes de que los recursos que ofrece nuestro planeta son finitos, por lo que resulta ilógico tener un ideal de crecimiento infinito… Al menos bajo nuestro ritmo de consumo y los sistemas de producción que hemos establecido.

Sin embargo, la economía circular lo haría posible:

Con la economía circular se pueden consumir recursos finitos de manera infinita.

Este tipo de sistema aspira a eliminar cualquier rastro del concepto de “desecho”, imitando a los ciclos naturales.

Por ejemplo, cuando las plantas y los animales mueren, su cuerpo no es basura, ni residuo, ni desecho. Al contrario, la materia orgánica se descompone y vuelve a la tierra, convirtiéndose en los nutrientes fundamentales para que el ciclo se mantenga vivo.

Y nosotros podemos reproducir este efecto.

En comparación a la economía lineal (comprar, usar, desechar), la economía circular se basa en un gran diseño de producto, materiales innovadores, y tecnologías de reciclado.

La economía circular es cíclica: Los residuos de un proceso son la materia prima de otro

Todo eso, en conjunto, es perfecto para aprovechar productos que han llegado al final de su vida útil y re introducirlos al ciclo productivo: Los desechos de hoy se convierten en los materiales de mañana.

La mejor parte es que este nuevo sistema se puede aplicar en cualquier escala: Tanto local, como regional, y global.

De hecho, la economía circular brilla cuando esos tres niveles trabajan en conjunto. 

Uno solo de ellos puede que no lo consiga, pero si todos apoyamos en la transición, será sencillo lograrlo.

Los principios más importantes de la economía circular

Existen varios elementos que deben trabajar en conjunto para tener una economía circular. 

De ellos, los más importantes son los siguientes:

  • Diseño de productos
  • Modelos de negocio
  • Ciclos tecnológicos y biológicos
  • Estrategias ganadoras

Veamos más en detalle cada uno de estos.

Un diseño enfocado a la circularidad

El diseño de los productos que utilizamos es uno de los obstáculos que deben ser superados antes de lograr una economía circular.

Esto es porque, aún cuando exista la tecnología y la voluntad de hacerlo, si un producto no fue diseñado para poder ser reutilizado al final de su vida, será muy difícil aprovecharlo al máximo. 

Por lo tanto, habrá pérdidas que pudieran ser evitadas con un diseño enfocado a la circularidad.

Algunos ejemplos de problemas que surgen por un mal diseño son los siguientes:

  • Los materiales seleccionados no son reciclables
  • El producto no puede ser desensamblado para recuperar los materiales utilizados
  • El proceso de producción fusiona partes del producto, por lo que los materiales se contaminan entre sí

Si tú tienes un producto o la capacidad de decidir en el proceso de planeación, ten presentes estas problemáticas, ya que pueden ser resueltas desde el cuarto de diseño, antes de siquiera la primera tanda de producción.

Como contrapunto, te presento los conceptos que se deben tener en mente al diseñar un producto para que tenga una vida circular:

  • El diseño físico debe estar enfocado a que sea fácil de reusar o reciclar. El desarmado ha de ser sencillo para poder aprovechar al máximo todos los recursos.
  • Hay que seleccionar materiales ecológicos. Idealmente deben provenir de fuentes sustentables, y si su destino es ser reciclados, deben poder ser sometidos a este proceso sin perder sus propiedades importantes.
  • Considera su segunda vida: ¿Se le puede dar una nueva aplicación? El reciclaje no es la única opción. A veces un residuo puede ser reutilizado tal cual, sin someterse a nuevos procesos.

Modelos de negocio circulares

Parte de la transición hacia una economía circular implica que sea viable económicamente. De otra forma, no sería sustentable.

Si queremos lograrlo es indispensable innovar y tener nuevos modelos de negocio creados para aprovechar los productos (o servicios) de forma circular.

Además es muy importante que estos negocios verdes estén al alcance de todos, pues no basta con que sea utilizado por unos pocos. 

El verdadero cambio se logrará cuando las masas se unan a la economía circular porque es la mejor opción de todas. No simplemente porque es más ecológico.

Tal vez suene duro, pero es la realidad. Los modelos de negocio circulares deben ser sencillos de usar, ofrecer un mejor servicio, y ser económicamente competitivos.

Cumplir con esas características asegura que el negocio prevalezca, y que no sea un esfuerzo efímero por salvar al mundo.

Ciclos tecnológicos y biológicos

Aquí entran los conceptos de logística en la producción, distribución, y recolección. Cada uno de estos conceptos es un engrane en la máquina de la economía circular.

Para poder fortalecer este nuevo sistema económico, la tecnología debe estar a la altura.

Hoy ya existen formas de reciclar ciertos materiales, pero consumen grandes cantidades de energía, utilizan aditivos, y contaminan.

Por lo tanto, a veces los materiales con contenido reciclado tienen la misma huella ecológica que los materiales vírgenes. Incluso a veces es mayor.

Aunque honestamente, este puede que sea el menor de nuestros problemas. Una razón importante por la que vivimos en riesgo de una crisis ambiental es, irónicamente, por el avance tan veloz de nuestra tecnología.

Así que simplemente debemos mantener este ritmo (o acelerarlo), pero dirigirlo en la dirección correcta.

Estrategias ganadoras

Como vimos anteriormente, el diseño es vital para lograr una economía circular, pero sólo es el primer paso.

Un buen diseño se debe complementar con ciclos de recolección, tecnologías de reciclaje, y una sociedad acostumbrada a reutilizar los materiales.

Estos elementos son necesarios porque aún cuando un producto sea planeado a la perfección, una vez que es adquirido, la responsabilidad de regresarlo y reintroducirlo al ciclo recae en el consumidor.

Claro que no es viable esperar que todas las personas cumplan con su parte sin ayuda. Por eso es vital tener sistemas de recolección establecidos:

Debe haber lugares donde el consumidor pueda dejar los productos que llegaron al final de su vida útil, para que estos puedan ser transportados a la industria que se encargará de reutilizarlos.

A fin de cuentas, el planeta es de todos, y todos debemos encargarnos de cuidarlo.

Estadísticas y casos de éxito

Según el World Economic Forum,

hoy apenas el 8.6% de la economía global es circular.

¿Parece que vamos mal en este aspecto? Depende como lo veas. En actitud verde nos gusta ver el vaso medio lleno, y consideramos que esta cifra indica que el potencial para mejorar es enorme, y las oportunidades de negocio son equivalentes.

De hecho, esta alternativa económica pudiera generar hasta 4.5 trillones de dólares en beneficios monetarios para 2030.

Y lo mejor es que una gran parte de ese desarrollo económico está al alcance de todos. No necesitas una gran industria de reciclaje ni la mayor innovación del mundo para subirte al tren de la economía circular.

Simplemente necesitamos un cambio de actitud, y darnos cuenta que los residuos pueden convertirse en recursos.

Esto lo demuestran los 4 500 negocios localizados únicamente en la ciudad de Nueva York, los cuales se enfocan a la cultura de reparar, reutilizar, y compartir/rentar. 

De esta forma se oponen a la economía lineal donde se acostumbra a comprar algo nuevo para reemplazar algo roto (o peor aún, viejo y funcional).

Para inspirarte, te presentamos 3 casos de negocios que han tenido éxito y están contribuyendo a lograr una economía circular.

BioPak: Cerrando el ciclo de los empaques de un solo uso

BioPak identificó un gran problema ambiental en nuestra economía: 

La popularidad de las comidas para llevar genera una gran cantidad de basura, pues los contenedores son utilizados una única vez antes de ser desechados.

Esta empresa se dió cuenta que el reciclaje no siempre resulta viable, pues la comida contamina a su empaque, sin importar el material que sea utilizado.

Para solucionarlo, crearon empaques de un material compostable. Pero esto, por si solo, no lo hace un servicio circular.

Así que para cerrar el ciclo, BioPak también estableció estrategias ganadoras, donde ofrece un servicio de recolección y de compostaje industrial. 

De esta forma se asegura que sus empaques realmente sean compostados, bajo las condiciones ideales.

Gracias a esta iniciativa se han ahorrado 660 toneladas de basura.

Como beneficio adicional, este servicio les crea un nuevo producto con valor añadido: Composta rica en nutrientes. Al final, el producto vuelve a la tierra y se reincorpora a nuestro planeta.

DSM-Niaga: Rediseñando los muebles que usamos

Esta empresa se dió cuenta de que varios productos grandes del hogar (como muebles, colchones, y alfombras) consumen muchos recursos, son muy difíciles de reciclar, y contienen más químicos tóxicos de los que pensamos.

¿Te imaginas llevar un sofá roto a la recicladora? Este tipo de productos no pueden desarmarse y reutilizarse de forma sencilla.

Por eso, DSM-Niaga decidió tomar acción y rediseñarlos por completo, manteniendo la circularidad en mente.

Algunas de las características más importantes que le otorgan a sus productos son:

  • Utilizan adhesivo que se puede despegar bajo demanda, por lo que es sencillo desarmar el producto.
  • El diseño es “monomaterial”. Es decir que todo el producto está hecho del mismo material básico, lo que facilita enormemente el proceso de reciclado. No hay que separar y clasificar materiales, todo puede procesarse en conjunto.

Con los sistemas que implementaron, DSM-Niaga está solucionando la gran demanda de materiales para este tipo de productos, pues como están dentro de un ciclo cerrado, los mismos materiales son reutilizados de forma indefinida, evitando la extracción de nuevos recursos.

ArcelorMittal Brasil: Desbloqueando el potencial circular de la industria acerera

Por último, este caso de éxito ha tomado muy en serio lo que hemos dicho varias veces: Los desechos son recursos.

ArcelorMittal está haciendo avances en una industria que, inherentemente, tiende a ser circular.

El acero es un material que puede reciclarse sin perder sus propiedades, por lo que es perfecto para una economía circular.

Pero reciclarlo implica un consumo enorme de energía y, al hablar de energía, siempre entran en juego los problemas ambientales derivados de los combustibles fósiles.

Al intentar ser parte de la solución, ArcelorMittal sigue dos principios importantes que aseguran la circularidad del acero que producen:

  • Utilizan carbón producido de forma sustentable y, además, cultivan bosques de rápido crecimiento y que siguen principios de policultura. Así consiguen reciclar acero carbono neutral.
  • Activamente buscan reciclar residuos de metal, lo que les ha permitido reutilizar de forma interna hasta el 90% del acero que antes era catalogado como basura.

¡Comparte este artículo!