15 cambios que puedes hacer ya mismo para tener un hogar sustentable

15 cambios que puedes hacer ya mismo para tener un hogar sustentable

Tú puedes lograr que tu hogar sea ecoeficiente. Inicia con buen pie siguiendo estos tips para tener una casa sustentable.

Hace poco te compartimos esta Mega guía de casas sustentables, donde te explicamos lo que son, y todos los beneficios que traen para ti y para el mundo.

Por eso hoy quisimos traerte una recolección de tips que puedas poner fácilmente en acción. 

La mayoría de estos consejos implican únicamente un cambio de actitud y costumbres, así que puedes empezar hoy mismo.

Transforma tu hogar y salva al mundo. Inicia ya con los siguientes tips:

1. El sol es tu mejor amigo

Ya hemos hablado anteriormente de la energía solar.

Esta forma de energía renovable es genial para tener electricidad limpia, o para calentar agua, pero hay otras formas en las que puedes usarla sin necesidad de invertir tu dinero.

El sol nos da luz y calor de forma gratuida… ¡Aprovéchalo!

Puedes utilizar este recurso para:

  • Secar la ropa
  • Iluminar tu hogar (abre las ventanas, pon espejos y superficies claras)
  • Calentar tu casa

2. Aprovecha al máximo el agua

Muchas personas estamos acostumbradas a tener el agua al alcance de nuestra mano: Solo hace falta abrir la llave.

Por eso a veces la desperdiciamos y no le sacamos todo el provecho posible.

¡Cambia eso!

  1. Recolecta el agua mientras calientas tu ducha, y úsala para los trastes o el baño.
  2. Aprovecha el agua jabonosa de tu lavadora para limpiar el patio.

 

3. Ilumina eficientemente la noche

Durante el día puedes aprovechar la luz solar, pero obviamente en la noche esto es imposible.

En esta situación no hay otra alternativa más que usar luz artificial, pero procura utilizar focos que sean lo más eficientes posibles.

La mejor opción suelen ser los focos led, pues necesitan menos energía para iluminar igual (o mejor) que los focos normales.

Por ejemplo, estos focos led usan 8.5 W, pero iluminan igual que focos incandecentes de 60 W.

Además, al hacer este cambio, no únicamente ayudas al ambiente, sino que pagarás menos en tu recibo eléctrico.

4. ¡Cuidado con los electrónicos vampiro!

¿A qué nos referimos por un aparato vampiro?

Son aquellos que parecen estar apagados, pero en realidad están en modo «reposo» y siguen consumiendo energía.

Esto es malo para el medio ambiente y también para tu bolsillo.

Puedes solucionarlo haciéndote el hábito de apagar y desconectar todos los electrónicos que no estén en uso.

Otra opción es recibir un poco de ayuda de un temporizador como este.

La gran ventaja de estos aparatos es que puedes programarlos y ellos se encargan de apagar y encender tus electrodómesticos.

¡No más vampiros olvidados!

5. Usa responsablemente tu lavadora

Estos electrodomésticos son increíbles, porque nos ahorran tiempo y trabajo.

Sin embargo, no hay que caer en la costumbre de utilizarlos erróneamente.

Para lavar responsablemente tu ropa procura siempre hacer cargas completas.

Adicionalmente puedes utilizar un detergente amigable con el medio ambiente. En este caso sería mejor comprarlo a granel, pero si no tienes esa opción, asegúrate de reciclar o reutilizar el envase.

Y si tienes el tiempo y la posibilidad, la mejor opción sería hacer tu propio detergente (aquí te compartimos un tutorial). Así sabes lo que estás usando, y te ahorras la generación de basura.

6. ¡Haz composta!

Todos tenemos algún tipo de residuo orgánico al cocinar y después de comer.

Si se van a la basura se generan problemas ambientales, ya que pueden terminar en tiraderos a cielo abierto y al descomponerse liberan gases contaminantes.

Evita esto haciendo tu propia composta.

Así puedes aprovechar tus residuos orgánicos para nutrir la tierra, y evitas generar más basura.

Aquí te compartimos una guía sencilla para iniciar tu primera composta.

7. Encuentra la temperatura ideal

Hay días de invierno en los que puedes mantener las ventanas cerradas, y el calor que generas es suficiente para mantener una temperatura adecuada.

Lamentablemente esto no siempre es posible, y es muy importante mantener nuestro confort térmico.

Así que si utilizarás un sistema de climatización artificial, asegúrate de programarlo a una temperatura sensata.

No vale la pena calentar tu hogar a 25 grados y andar en manga corta, porque el ambiente estará pagando el precio.

De acuerdo con los expertos, lo ideal es conseguir una temperatura de entre 20 y 21 grados, y usar un suéter.

Seguir estos lineamientos y programar la climatización para que encienda y apague a ciertas horas te permitirá ahorrar energía, ayudar al mundo, y pagar menos por el uso de electricidad.

8. Horno por aquí, horno por allá

El horno de la cocina es uno de los electrodomésticos más grandes y que más energía consumen en el hogar.

Por eso, para lograr tener una casa sustentable, es muy importante usarlo con responsabilidad y moderación:

  • Cada que lo enciendas, aprovecha para cocinar todos los alimentos a la vez.
  • Apágalo antes de que termine el tiempo de cocción. Ahorrarás energía y tus alimentos terminarán de cocinarse con el calor residual.

9. Compra a granel

Este tip aplica para la mayoría de las cosas que puedes comprar en empaque:

  • Alimentos
  • Productos de limpieza
  • Artículos de higiene personal

Al comprar a granel ayudas a generar un hogar sustentable, pues evitas la basura y contaminación generada por los plásticos de un solo uso, y el sobre empaquetado.

10. Haz la limpieza en modo ecológico

Hablamos de esto un poco más arriba, pero este concepto es tan importante, que merece su propia mención:

Cuando compres productos de limpieza para tu casa sustentable, procura tener las siguientes prioridades:

  1. Hacerlo tú mismo cuando sea posible
  2. Comprarlo a granel
  3. Adquirir productos certificados como ecológicos

Si mantienes esos 3 puntos en mente, seguro que lograrás una limpieza «eco».

Nada más ten cuidado al buscar productos «verdes», y analiza muy bien antes de comprar, pues muchos de ellos realmente no son ecológicos, sino que caen en el greenwashing.

11. ¡No tires tu aceite!

Este punto es muy importante, porque su impacto no es obvio a simple vista, pero es enorme.

De acuerdo con la Fundación Aquae, cada litro de aceite usado que es tirado al desagüe puede contaminar hasta 1 000 litros de agua potable.

¿Puedes imaginarlo? Al recolectar constantemente el aceite que usas para cocinar, estás directamente evitando la contaminación de miles ( ¡hasta millones! ) de litros de agua.

Cambios como estos pueden parecer pequeños en nuestro día a día, pero contribuyen enormemente a un estilo de vida y un hogar sustentable.

Si lo pones en práctica, asegúrate de llevarlo a un centro de acopio donde lo reciban para reciclarlo.

O si lo prefieres, ¡puedes usarlo tú mismo!

Hay varias opciones para darle una segunda vida al aceite. Por ejemplo, en este tutorial te enseñan a usarlo para hacer jabón casero (y de paso te ahorras el empaque).

12. Plancha toda tu ropa en una sola tanda

Si tu semana está llena de actividades necesitarás organizarte bien para poder aplicar este tip, pero vale la pena.

La idea es juntar toda la ropa y plancharla en el mismo rato, en vez de irla planchando conforme va siendo necesario.

Esto funciona porque aunque la plancha es un electrodoméstico pequeño, consume mucha energía: Una hora de planchar equivale a 20 horas de televisión.

Por lo tanto, al hacer una sola tanda de planchado, este aparato se enciende sólo una vez a la semana, y ahorras la energía que se gasta cuando está fría y debe calentarse a diario.

13. Separa tus residuos, y sepáralos bien

Muchos ya sabrán que el reciclaje es una gran forma de evitar la generación de basura y la extracción de materiales vírgenes.

Pero un reciclaje efectivo comienza con la separación de los residuos.

Si es posible, dedica una sección de tu casa para hacer acopio de los siguientes materiales:

Esos materiales son los más comúnes de reciclar. Lo más importante es que estén limpios, y que no se mezclen entre sí.

De esta forma evitas mandar material contaminado, el cual puede echar a perder una tanda completa en la recicladora.

14. Consume local, y compra productos de temporada

¡Rápidamente te menciono 3 beneficios de este tip sustentable!

  1. La fruta de temporada es más sabrosa
  2. También es más barata
  3. Generan hasta 1 700 veces menos emisiones de dióxido de carbono

En un post anterior te hablamos sobre cómo el consumir local es un pequeño gesto para salvar el mundo, y aquí acabo de resumir las razones.

La más importante (hablando de cuidar al planeta) es la última:

El consumo de frutas y verduras fuera de temporada, o importadas, implica que fueron transportadas miles de kilómetros desde otro punto del globo hasta tu mercado más cercano.

Es decir que se usan barcos, aviones, y camiones para que disfrutemos manzanas durante todo el año… Y todos esos transportes contaminan.

15. Usa la ventilación natural, y purifica tu aire con plantas

Si tus ventanas son suficientes, puede que baste con abrirlas y dejar correr el aire para obtener muchos beneficios:

  • Refrescan tu casa, y evitas usar climatización artificial
  • Limpian el aire que respiras, sacando de tu hogar el aire sucio
  • Sientes el contacto con la naturaleza
  • Previene la humedad

A esto añádele el uso de plantas para purificar el interior de tu hogar, y ya tendrás una casa mucho más saludable.

Hablando de plantas, algunas de las mejores para limpiar el aire son los espatifilos, las palmeras de bambú, la lengua de tigre, y el ficus.

¡Apuesta por ellas! De esta forma crearás un verdadero pulmón verde en tu propio hogar.

¡Comparte este artículo!