Perezoso robot ayuda a proteger a los ecosistemas en peligro de extinción

Perezoso robot ayuda a proteger a los ecosistemas en peligro de extinción

Todos atentos, porque el Sloth Bot ya está aquí. Él es un perezoso robot que se mueve muuuy lentamente mientras estudia sus alrededores.

Donde colocan al Sloth Bot, él mide de forma constante:

  • La temperatura
  • El clima
  • Niveles de dióxido de carbono

¡Pero eso no es todo!

Como se mueve tan lento, es un dispositivo ideal para poder vigilar animales y plantas en peligro de extinción.

Además, nos permitirá ver nuevas interacciones de estas especies, pues mantiene un «perfil bajo» que no las pone en alerta.

¿Cómo surgió la idea de hacer un perezoso robótico?

Esta no es la primera vez que los humanos nos inspiramos del entorno natural. De hecho, las primeras civilizaciones fueron los primeros en hacerlo, así que no es algo nuevo.

Aristóteles una vez dijo que el arte imita a la naturaleza. Hoy, esto se ve también en nuestros avances tecnológicos.

La práctica de copiar mecanismos de la naturaleza y aplicarlos a nuevas invenciones es conocida como biomimética, y existen muchos ejemplos:

  • Las alas de los aviones, que imitan a los pájaros.
  • Robots que se mueven como insectos.
  • Nuevos materiales inspirados en las telarañas.
  • Alertas sísmicas que usan el mismo principio que el ultrasonido de los delfines.

Y ahora, el Sloth Bot se suma a la lista de dispositivos biomiméticos.

¿Por qué se inspiraron en los perezosos?

Aunque este perezoso robótico se vea muy lindo, la razón por la que imitan a este animal no es estética.

En realidad es mucho más importante la aplicación práctica que tiene.

Los perezosos robots tienen 2 grandes ventajas relacionadas con su poca velocidad de movimiento:

  1. Resultan menos intimidantes en el hábitat donde son introducidos.
  2. Son muy eficientes en su uso de energía, ya que no se mueven mucho.

En conjunto, estas dos características los convierten en el candidato ideal para ser colocados en áreas de estudio durante periodos muy largos de tiempo.

Como herramienta adicional, el Sloth Bot cuenta con paneles solares integrados, por lo que puede recargarse él mismo, aprovechando la energía solar.

Incluso se mueve hacia los puntos donde haya sol, para que no se agote su batería.

¿Cuál es el próximo paso para este robot?

El Sloth Bot aún se encuentra en periodo de prueba.

Por el momento está instalado en el Jardín Botánico de Atlanta, donde será monitoreado para comprobar que funcione correctamente, y encontrar nuevas áreas de mejora.

De hecho, los asistentes al Jardín Botánico tienen la oportunidad de visitar a este robot.

Equipo detrás del sloth bot, posando con su robot en el Jardín Botánico de Atlanta
Si quieres conocer al Sloth Bot, puedes visitarlo en el Jardín Botánico de Atlanta

¡Comparte este artículo!