Huella ecológica: Qué es, y cómo puedes calcularla tú mismo

Huella ecológica: Qué es, y cómo puedes calcularla tú mismo

¿Cuántos planetas necesitaríamos si todos viviéramos como tu? Calcúlalo con tu huella ecológica.

La huella ecológica es la forma práctica de conocer a rasgos generales el impacto que una persona (o grupo de personas) tiene sobre el mundo.

Es claro que todo lo que hacemos tiene una repercusión en el ambiente.Nuestras actividades diarias y posesiones materiales siempre tendrán un costo asociado.

Dicho costo varía en precio y en la moneda que pide a cambio: Puede ser agua, tierra, minerales, energía, y una infinidad de otras cosas.

Para medir cuánto demandas de cada uno de estos elementos, pudieras calcular tu huella hídrica, tu huella de carbono, etc… Pero existe una forma más sencilla:

La huella ecológica.

Esta engloba a todas las demás. Es por eso que nos permite entender de forma más completa el impacto que tenemos sobre el mundo.

Por lo tanto, es muy importante que conozcas tu huella personal. De esta manera sabrás cuáles son las áreas que puedes mejorar para exigir un poco menos a nuestro planeta.

En este post te platicamos qué es la huella ecológica, y te explicamos cómo se calcula.

¡Empezamos!

¿Qué es la huella ecológica?

La huella ecológica es una herramienta que nos permite medir la cantidad de recursos naturales que nuestro planeta produce, y compararlo con la velocidad a la que los consumimos.

Para hacer esto, se utiliza un concepto similar al de oferta y demanda:

  • La oferta son los recursos naturales que se producen cada año alrededor del mundo. Aquí se incluye el agua, la tierra, los alimentos, árboles, y más.
  • La demanda es la cantidad que consumimos de esos recursos para vivir.

Entonces, si la oferta fuera mayor a la demanda, estaría excelente, pues nuestros recursos se regenerarían de forma natural, a un ritmo mayor que al que son consumidos.

Tristemente, la realidad es otra: Lo que le demandamos al ambiente es mayor a lo que puede producir.

Esto es muy grave. 

Si continuamos de esta manera, eventualmente nos acabaremos los recursos del mundo.

Por esta razón, la huella ecológica sirve como un indicador de sustentabilidad de manera internacional. 

Si un país consume más recursos de los que genera, tiene una deuda ecológica.

En cambio, si una nación produce más recursos de los que consume, es un acreedor ecológico, pues está prestando estos recursos sobrantes a otros países.

Obviamente no todos los lugares tienen la misma capacidad para producir cualquier recurso. 

Por esto, para hacer una comparación justa, la huella ecológica estandariza esas variaciones en lo que llama hectáreas globales

Estas se calculan conociendo la oferta o la demanda total de un recurso específico, y dividiéndola entre la cantidad de hectáreas utilizadas en el mundo para producirlo.

El origen de la huella ecológica

Este concepto nace de las mentes de Mathis Wackernagel y William Rees, en la década de los 90.

Originalmente era parte de la tesis doctoral de Wackernagel, pero con el tiempo ha evolucionado hasta convertirse en un término global.

Gracias a esta idea nació la organización llamada Global Footprint Network quien se encarga de cada año calcular la huella ecológica de todos los países de los cuales tengan la información necesaria.

Este reporte se publica anualmente, y también cada año calculan el día de sobregiro de la tierra, del cual hablaremos pronto en un próximo post.

Tipos de la huella ecológica, por alcance

Existen distintas formas de analizar la huella ecológica. Puede hacerse de manera individual, por hogar, por país, o a nivel mundial.

Cada una de ellas te permite ver distintas facetas de la misma herramienta. Aquí te explico qué información te otorga cada una de ellas.

Huella individual, o por hogar

Al calcular la huella que tú generas como individuo, lo que se crea por el estilo de vida que llevan en tu hogar, te das cuenta del impacto que generas.

Hacer este ejercicio está muy interesante, porque aprendes tus áreas de oportunidad, así que si lo haces a conciencia, y aceptas tus resultados, terminarás con una lista de puntos sobre los cuales puedes mejorar para disminuir tu huella ecológica.

Te compartimos el enlace a esta calculadora de huella ecológica, te invitamos a medirte y nos compartas tus resultados.

La mejor parte de esta herramienta es que te explica cada categoría, y al finalizar  te calcula cuántos planetas necesitaríamos si todas las personas viviéramos de la misma forma que tú.

¡Intentemos lograr que sea un solo planeta!

Huella por país

Este cálculo analiza la producción natural de recursos de un territorio, y lo compara con la demanda que tiene.

Entre mayor diferencia exista entre la demanda y la producción, significa que hay una huella ecológica más grande.

Obviamente en el mundo real no es tan sencillo, pues cada país sigue lejos de ser autosuficiente. Al contrario, en nuestro mundo globalizado todos dependemos los unos de los otros.

Por lo tanto, se toma en cuenta también la cantidad de exportaciones e importaciones que tenga ese país, y se aplica la misma lógica: Si exporta más de lo que importa, significa que está vendiendo más recursos de los que necesita comprar, así que son puntos a su favor.

Huella ecológica mundial

Hay que tener siempre en mente que todos vivimos en el mismo planeta. La globalización ha creado una interdependencia enorme entre naciones, así que no basta con conocer el impacto de cada país de forma individual.

De nada sirve que países poco desarrollados usen pocos recursos y tengan bajas emisiones de carbono, si al otro lado del mundo hay naciones gigantes consumiendo todo lo que les sobra a estos pequeños estados.

Todos compartimos los mismos recursos y, al final, todos sufriremos las consecuencias de nuestras acciones a nivel global. Para bien o para mal.

Entonces, la mejor forma de saber cómo vamos en relación a la crisis climática, es calcular la huella ecológica a nivel mundial.

La página footprint network cada año calcula nuestra huella, comparando cuántos recursos podemos producir de forma sustentable, y cuántos estamos consumiendo.

Hoy, nos encontramos en déficit.

Esta página estima que al ritmo de consumo actual, necesitamos 1.6 planetas para satisfacer nuestras necesidades.

¡Pero sólo tenemos uno!

Por eso debemos conocer nuestro impacto individual, y actuar en consecuencia.

Gráfico que muestra 1.6 planetas tierras, que son los que necesitamos con nuestro consumo actual

¿Cómo se calcula?

La huella ecológica se deriva de calcular la cantidad de área productiva se necesita para satisfacer todas las demandas de las personas. Dentro de estas demandas se incluye:

  • Cultivo de alimentos
  • Producción de fibras textiles
  • Regeneración de madera
  • Absorción de emisiones de dióxido de carbono
  • Construcción de nueva infraestructura

Entonces, para tener un cálculo completo, se toman en cuenta estas 6 categorías:

  1. Tierras de cultivo
  2. Tierras de pastoreo
  3. Zonas de pesca
  4. Tierra edificada
  5. Área boscosa
  6. Demanda de carbono en la tierra

Dentro de cada una de esas categorías se compara la cantidad de recursos utilizados y desechos generados, contra la capacidad que tiene el planeta para recuperarlo.

Es así como se sabe qué países son deudores y cuáles son acreedores de la deuda ecológica que te conté un poco más arriba en el post.

Huella de México

Si todo el mundo viviera como méxico, se necesitarían 1.6 planetas
Si todo el mundo viviera como méxico, se necesitarían 1.6 planetas

Huella de España

Huella de Colombia

Si todo el mundo viviera como colombia, se necesitarían 1.3 planetas
Si todo el mundo viviera como colombia, se necesitarían 1.3 planetas

Huella de Chile

Si todo el mundo viviera como chile, se necesitarían 2.7 planetas

Huella de Argentina

¿Qué revela nuestra huella?

Conocer la huella ecológica del mundo nos permite saber dos datos muy importantes:

  1. La velocidad a la que nos estamos acabando nuestros recursos. Hoy necesitamos más de un planeta para satisfacer nuestras necesidades, porque cada año consumimos más de lo que el mundo puede regenerar. El día del año en el cual superamos la biocapacidad de la tierra, es conocido como día de sobregiro (overshoot day, en inglés).
  2. Refleja en qué sectores de nuestra vida podemos hacer ajustes para reducir nuestro impacto ambiental.

¡Calcula tu huella ecológica!

Es tu turno. 

Ya conoces esta herramienta, y sabes para qué te sirve. Aquí te compartimos dos instrumentos para que puedas hacer el cálculo tú mismo, y empieces a trabajar para mejorar, poco a poco.

El primer enlace está en inglés, y es un cuestionario muy completo y muy dinámico.

Este otro está en español, y es un archivo descargable que puedes hacer en tu casa. Es más rápido y sencillo.

¡Comparte tus resultados! 

Te invitamos a dejar en un comentario el resultado de tu huella. Recuerda que nadie es perfecto, y que todos estamos juntos en esto. 

Y sobre todo, recuerda que lo más importante es mantener una Actitud Verde.

¡Comparte este artículo!