¿Cómo hacer ecoladrillo? [Guía Práctica]

¿Cómo hacer ecoladrillo? [Guía Práctica]

¿Te suena la palabra ecoladrillo?

Probablemente ya habrás escuchado antes el término, pero si no es el caso, aquí te contamos de qué se trata.

Los ecoladrillos sirven de material alternativo en la construcción. Como su nombre lo indica, sustituyen a los ladrillos rojos convencionales.

La gran ventaja de los ecoladrillos es que están hechos a partir de basura a la cual no se le puede dar otro uso. El resultado es un material más ecológico, que no requiere extraer nuevos materiales, y que evita la emisión de dióxido de carbono causada por la cocción de los ladrillos de arcilla.

Es decir, utilizar estos ladrillos ecológicos le da un plus a las obras de construcción, pues disminuyen su impacto ambiental. ¡Pero eso no es todo!

El relleno de los ecoladrillos debe salir de algún lado, y ese lugar puede ser tu propia casa. Hacer estos bloques se combina perfectamente con el estilo de vida Zero Waste (del cual te contamos en este post).

Aunque todos los que aspiramos a una vida con cero residuos sabemos que siempre la mejor opción es no crear basura, también es cierto que muchas veces sale de nuestro control, y de una forma u otra, terminamos con basura que no nos sirve para composta, ni para reciclar, ¡ni para nada!

Entra el ecoladrillo. De repente, esa basura inútil empieza a parecer un poco más útil. Tus bolsas de plástico rotas ya no tienen que ir a la basura. 

Y así de fácil, estás un poco más cerca de vivir tu vida Zero Waste.

Si eso no fuera suficiente, estos ladrillos también permiten que compactes tu basura. Así que por ejemplo, en vez de sacar dos bolsas grandes de basura, puedes crear un ecoladrillo súper compacto, y muy útil. ¿Qué prefieres?

Lo mejor de todo es que al final, tu ecoladrillo es algo útil, que puedes donar para la construcción de casas, o aprovechar en tus propios proyectos.

Así que ya conoces sus ventajas, ¡Veamos cómo hacerlo!

Haz tu propio ecoladrillo: Paso a paso

Antes que nada hay que reunir los materiales. Necesitarás lo siguiente:

  • Botella de pet de un litro. Preferentemente las de soda, o alguna que se sienta igual de gruesa.
  • Un palo de madera o similar, que sea más largo que tu botella.
  • Basura no orgánica, ni reciclable.

Eso es todo, y el proceso es muy simple. Te lo explico:

  1. Lava y seca perfectamente la botella. ¡No tires la tapa! Hay que guardarla para el final.
  2. Ponla en un lugar práctico y accesible, que te sirva de recordatorio para rellenarla cada que tengas residuos.

¿Qué lleva?

  • Envoltorios de comida
  • Papel aluminio
  • Papeles, tickets
  • Residuos plásticos (que no sean reciclables. En este post puedes aprender a identificar qué tipo de plástico es reciclable, y cual no)

¿Qué no lleva?

  • Residuos orgánicos
  • Electrónicos
  • Baterías
  1. Introduce tu basura en la botella, y utiliza el palo de madera para compactarla.
  2. ¡Repite! Continúa con este proceso hasta que tu ecoladrillo esté completamente rígido. Debe quedar muy compacto.
  3. Cuando esté listo, tápalo y llévalo a un centro de acopio, o guárdalo para seguir armando más ladrillos y usarlos en tu proyecto personal.

¡Listo!

Esperamos que esta guía les haya sido de utilidad para aprender a hacer su propio ecoladrillo. Los invitamos a que lo pongan en práctica, y que nos dejen un comentario con su experiencia.

¡Comparte este artículo!

Deja una respuesta