Zero Waste – Conoce un estilo de vida sin residuos

Zero Waste – Conoce un estilo de vida sin residuos

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Zero Waste

¿Es posible vivir sin generar residuos?

Si al igual que nosotros, has llegado a preguntarte esto, probablemente ya estés familiarizado con el concepto de Zero Waste. Si este no es el caso, ¡no pasa nada! Aquí te explicamos de qué va esta forma de vida.

Zero waste, traducido de forma literal, significa Cero Residuos.

Este concepto, en general, se explica por sí solo. Pero llevarlo a la práctica es algo completamente diferente

La idea nace al saber que nuestra basura, casi siempre, termina en un relleno sanitario. El Zero Waste busca evitarlo.

¿Cómo se puede lograr? La mejor forma es aprovechando al máximo todos los materiales que llegan a nuestras manos. 

Para hacerlo, hay que ser conscientes de que muchos productos de la vida diaria no están pensados para ser Zero Waste, por lo que es la oportunidad perfecta para ser creativos y darle a estos materiales un uso original.

Afortunadamente, ¡estamos juntos en esta aventura!

Podemos apegarnos a la filosofía de las 5 R’s, y tendremos un lineamiento sencillo para ayudarnos a reducir nuestros residuos. Más abajo en el post explicamos cada una de las R

Zero waste es un estilo de vida

¿Están listos para ser Zero Waste? ¿Ya mañana eliminarán todos sus residuos?

Probablemente no, ¡porque ese sería un paso enorme!

De hecho, muchas personas aún no logramos una vida completamente de Cero Residuos, pero procuramos mantener el estilo de vida Zero Waste.

¡Y eso es completamente normal!

No te sientas abrumado si crees que debes hacer muchos cambios en tu vida para dejar de producir residuos. De hecho, no podemos recomendar a nadie hacer una transición radical.

¿Cómo puedes volverte Zero Waste de forma sencilla?

La respuesta es: De forma paulatina. 

Hacer pequeños cambios constantemente, aspirando a generar la menor basura posible, es definitivamente la mejor manera de manejarlo. 

Así, poco a poco te vas acostumbrando al estilo de vida, y no sientes la presión de un día levantarte y ya no producir basura alguna.

Además, una vez que empiezas a hacer el cambio, te darás cuenta que, en muchas ocasiones, no depende de ti.

Una parte corresponde a tu cultura. Eso es lo que puedes controlar, y aún así puede que a veces te descubras yendo en contra de lo que buscas lograr. No pasa nada.

La otra parte depende de la infraestructura, es decir, las oportunidades que hay a tu alrededor para darle nuevos usos y aprovechar de formas diferentes tus residuos.

Algunos ejemplos son compostas municipales, o centros de reciclaje.

(Te pudiera interesar: Una guía sencilla para hacer composta en casa)

Recuerda que ser Zero Waste se convierte en un estilo de vida. 

Por lo tanto es mejor ir lento pero seguro, poco a poco modificando hábitos en tu alimentación, tus compras, aseo personal, y actividades de entretenimiento.

Si te lo tomas con calma, verás que es muy fácil.

Como apoyo adicional, revisa las 5 R’s, y procura implementarlas en tu vida.

Las 5 R

Las 5 erres son una excelente forma de iniciarte en tu trayectoria de cero residuos. Cada una de ellas te ofrece una guía y un consejo muy valioso al momento de tomar decisiones en tu vida acerca de tus residuos.

¡Conócelas!

Te las presentamos en orden de prioridad. Si las sigues de esta manera, verás que es más fácil generar menos basura.

Reducir

Consume menos, esa es la mejor forma de tener menos residuos.

Piénsalo: La mayoría de los productos que puedes comprar te los dan en bolsa, o vienen empacados.

La bolsa puedes rechazarla, pero al empaque, a menos que sea de material reciclable, es muy difícil de darle un nuevo uso.

Así que, antes de cada compra, pregúntate: ¿De verdad necesito esto?

Si la respuesta es afirmativa, ¡Adelante y sin remordimientos! No deberías hacer ese tipo de sacrificios en la búsqueda del Zero Waste.

Pero si te queda la duda, analiza si vale la pena adquirir un producto nuevo que, probablemente, traiga consigo algún residuo difícil de aprovechar.

Rechazar

¡No gracias!

Manéjalo como tu nuevo mantra.

No serías la primera persona a la que, sin darse cuenta, le dan algún objeto que, tarde o temprano, terminará en la basura (y lo sé, porque me ha pasado).

Un ejemplo clásico es en los restaurantes donde sirven bebida con popote, y además sin preguntarte si lo quieres.

Además, si lo piensas, esta situación se repite en otras circunstancias: Publicidad impresa, cubiertos desechable, bolsas de plástico para tu mandado.

Así que mantén tus ojos abiertos, y rechaza la basura antes que llegue a tu vida.

Reutilizar

¡Mi R favorita!

Me encanta por lo versátil que es. Puedes aplicarla de mil maneras diferentes, y en un montón de contextos únicos.

La idea central es darle una segunda vida a los objetos.

Esto aplica tanto para los que ya posees, como para los que planeas adquirir en el futuro.

Por ejemplo, antes de comprar cualquier cosa, analiza si algo que hayas adquirido antes puede cumplir el mismo propósito. 

Si no es así, considera comprarlo en el mercado de segunda mano. Así le estarás dando una segunda vida a los objetos que otras personas ya no quieren.

¡Y eso aplica también al revés! Si tus pertenencias siguen en buen estado cuando ya no planeas usarlas, en vez de tirarlas puedes venderlas, eliminando basura y ganando dinero en el proceso.

Reparar

A todos nos gusta mantener nuestras pertenencias en buen estado.

Yo también soy culpable y me deshago mis cosas cuando empiezan a romperse. A veces este daño realmente impide que cumpla su función, pero lo peor es cuando simplemente es estético, y se ve feo, ¡Y ya no lo quiero!

Pero me he dado cuenta que eso no va alineado con mis principios de ser Zero Waste, así que ahora procuro repararlos, antes de tirarlos.

En ocasiones se puede salir de tu área de conocimiento, y crees que no se puede reparar. Pero siempre hay luz al final del camino. 

Tal vez algún amigo, o un conocido, puedan apoyarte. Incuso pudieras contratar a alguien que lo repare. Te prometo que suele ser más barato que comprar algo nuevo.

Pero a veces es muy sencillo arreglarlo tú mismo. Un ejemplo es con los calcetines rotos. ¡No los tires! Intenta coserlos, y te pueden durar un par de años más.

En estos casos, youtube y el internet son tu amigo. Hay realmente un montón de información y videos que te ayudan a hacer este tipo de arreglos fáciles.

Reciclar

Esta es un clásico.

Creo que es la erre más sonada alrededor del mundo. Ya tiene tiempo aplicándose, ¡pero aún tiene mucho potencial para crecer!

La infraestructura normalmente ya existe. Depende de nosotros reunir y reciclar.

De esta forma nos aseguramos que ciertos materiales difíciles de reutilizar, obtienen una segunda vida.

Pero hay algo que debes saber. 

De todas las 5 R’s, esta es la que menos deberíamos utilizar. Reciclar consume energía y otros recursos, lo que se puede evitar si, simplemente, no se generan residuos.

Pero en aquellas ocasiones donde no puede evitarse, es la mejor opción.

¿Cómo reciclar?

Tendrás que investigar si en tu ciudad hay algún centro de acopio, o si puedes participar en una campaña de reciclaje.

Estas se suelen realizar periódicamente, así que son perfectas porque puedes reunir material poco a poco y, cuando se lleve a cabo, lo dejas y ellos se encargan de reciclarlo.

¿Qué puedes reciclar?

Los ejemplos más comúnes son:

  • Cartón
  • Plásticos (Hay 7 tipos. Puedes reciclar del 1 al 6)
  • Aluminio
  • Vidrio

Sin embargo, lo mejor es que preguntes donde harás tu reciclaje, específicamente qué materiales puedes llevar. También, a veces puedes reciclar electrónicos.

4 cambios fáciles para una vida Zero Waste

Ya tienes la teoría, ¡es tiempo de ponerlo en práctica!

Te mostramos 5 ejemplos de cambios que puedes llevar a cabo para disminuir ya mismo tus residuos.

Bolsas de plástico por bolsas de tela

Cambia tus bolsas de plástico por bolsas de tela para tu mandado

Vasos desechables por reutilizables

Cambia vasos de cartón desechables por vasos reusables de cristal o metal

Rastrillos de plástico por metálicos

Jabones empacados por artesanales

Conoce los beneficios de la vida Zero Waste

Vivir generando menos residuos significa que eres parte del movimiento que busca cambiar y mejorar nuestro planeta.

El principal impacto que tiene este estilo de vida es sobre la cantidad de basura que generamos. 

Te compartimos algunas cifras para que te des cuenta de lo importante que es esto:

  • Alrededor del mundo se desechan 2 mil millones de toneladas anuales de residuos sólidos.
  • Esto equivale a que cada persona genera diariamente 0.72 kg de basura
  • Se estima que en 2050, esta cantidad aumentará a 3.4 mil millones de toneladas
  • En méxico una habitante genera un kilo diario de basura.

A mi me parece realmente difícil siquiera imaginar esa cantidad de basura. Es por eso que busco el cambio.

Mira en tiempo real la cantidad de basura que el mundo está generando:

¡Pero hay más beneficios!

Si recuerdas, la mayoría de las 5 R’s fomenta la reducción, o la reutilización de los objetos que ya tienes.

Esto significa que, siguiendo un estilo de vida Zero Waste, estás ahorrando dinero.

Además, el dinero que sí gastes lo estarás invirtiendo en los artículos esenciales. Si encima de esto, aplicas los principios de reutilizar y reparar, alargas enormemente su vida útil, por lo que duran más tiempo en buen estado. 

¡Más tiempo uso por el mismo dinero!

En conclusión…

La vida Zero Waste es muy satisfactoria.

Definitivamente requiere un poco de esfuerzo para dar ese empujón inicial, que nos lleva a darnos cuenta de toda la basura que estamos generando, y tomar acción.

Pero una vez que pasas esta etapa, el resto del camino es cuesta abajo.

Lo más importante es tener fundamentos bien establecidos (las 5 R), ya que estos son la base que nos apoya para los cambios que tendremos que hacer en nuestra vida.

Puede sonar complicado, pero recuerda que si lo tomas con calma, y lo haces poco a poco, es realmente sencillo.

Te invitamos a mantener una Actitud Verde, porque esto te ayudará a ver nuevas oportunidades para mejorar en tu camino hacia una vida con menos residuos.

¿Qué te parece? ¡Deja abajo tu comentario!

¡Comparte este artículo!