Cómo hacer composta: Una guía práctica

Cómo hacer composta: Una guía práctica

Por fin aprendí a hacer una gran composta.

He de admitir que me costó varios intentos. De hecho, el primero de ellos fue prácticamente un fracaso total. Deja te cuento por qué:

Se veía muy fácil en internet y, con mis escasos conocimientos de química, decidí que sabía cuál era la estrategia perfecta.

Con la confianza del inexperimentado, junté mis residuos inorgánicos tal y como salían de la cocina, los eché a una caja, y los mezclé con algo de cartón y papel, que hacían el papel de materia seca.

En mi mente funcionaba, ¿Por qué habría de salir mal en la vida real?

El resultado fue una mezcla apestosa y llena de insectos, a la cual me daba miedo acercarme.

Por suerte inicié este proceso en el exterior de mi casa. Al menos eso hice bien.

Tras esta breve lección, aprendí que, si bien la composta se basa en el proceso natural de la descomposición, es importante ponerla en las condiciones adecuadas para que suceda rápido,  sin olor, y sin atraer pestes indeseables.

Lo bueno es que aprendí de mis errores, y hoy quiero compartir con ustedes los puntos más importantes que deben saber acerca de cómo hacer composta.

¡No se asusten! A modo de prefacio quiero reafirmar que, definitivamente, es tremendamente fácil hacer composta.

Solamente hay que apegarnos a algunos lineamientos básicos, y dejar que la naturaleza siga su curso.

Aquí dejamos los pasos que seguimos en Actitud Verde para hacer composta:

1. Reunir residuos orgánicos

Reúne los residuos orgánicos que salgan de tu cocina, con la excepción de huesos, y restos de carnes animales.

Nota: Quita las semillas de los restos de frutas y verduras, porque pudieran llegar a crecer en la composta, absorbiendo sus nutrientes.

Otra nota: Si cortas en trozos pequeños los residuos que vayas a compostar, el proceso será más rápido, y los pedazos orgánicos se integrarán más fácil con la materia seca.

2. Reune materiales secos

Junta materiales secos para mezclar en la composta: Ramas, hojas de árbol, y poda de césped son perfectos. Otras opciones son el cartón y las Hojas de papel. Lo más importante es que estos materiales sean secos, para balancear toda la humedad de los restos de alimentos.

Nota: Normalmente es más sencillo reunir mucho material orgánico, pues prácticamente todos los días se genera algún residuo en la comida. Si te pasa eso, considera congelarlos hasta que reúnas una buena cantidad de material seco para iniciar una nueva composta.

3. Prepara el espacio

Encuentra una caja, o prepara un espacio cercado donde vayas a colocar tu composta. Elige un tamaño adecuado para la cantidad de residuos que hayas reunido, y que te de un margen de espacio suficiente porque tendrás que revolverlos de vez en cuando.

4. ¡Hora de hacer composta!

Si ya tienes todo reunido, solo es cuestión de integrarlo…

  1. Inicia poniendo una capa al fondo de material seco.
  2. Luego, pon una capa de material orgánico y húmedo. No necesita ser muy gruesa.
  3. ¡Repite! Es como hacer una lasaña, hay que intercalar una capa de orgánico con una capa de seco
  4. La última capa siempre deberá ser de las ramas, hojas, cartón, o cualquier otro material seco que estés utilizando. Esto previene la aparición de pestes.

5. Mantenimiento

El último paso es cuidar tu composta. Recomendamos mantenerla húmeda, pero no empapada, y cada 3 días mezclar la bien, para que entre oxígeno.

¡Eso es todo! ¿Ves lo fácil que es?

Una vez que llenes el recipiente que elegiste, deberías dejar de agregar más residuos, pues cada vez que agregas material nuevo, se atrasa el día en que toda tu composta estará lista para aprovecharse.

Claro que seguirás generando residuos, así que tienes dos opciones:

  1. Congelarlos para usarlo en la próxima ocasión.
  2. Iniciar otra composta que se vaya formando de forma paralela a la primera.

Nuestra opción favorita es la segunda, porque nos permite ir llenando una composta mientras la primera termina su proceso. De esta forma, siempre hay un lugar donde podemos aprovechar nuestros residuos, disminuyendo nuestro impacto ambiental, y generando menos basura.

Esperamos esta breve guía te haya servido, y te animes a hacer tu propia composta.

Déjanos aquí abajo tus dudas y comentarios, y recuerda siempre mantener una Actitud Verde.

¡Comparte este artículo!

Deja una respuesta