9 sencillos pasos para hacer un huerto en casa

9 sencillos pasos para hacer un huerto en casa

Para bien o para mal, últimamente hemos pasado mucho tiempo en casa.

Algunas personas considerarán que esto es realmente cómodo, una gran oportunidad para disfrutar del hogar, mientras que para otros, parecerá un encierro.

¡Pero esto no tiene por qué ser así!

Hay muchas actividades y hobbies perfectos para pasar el tiempo en casa. Hoy, te proponemos una de ellas: Hacer un huerto en casa.

Este pasatiempo es muy sencillo de llevar a cabo, y trae consigo muchos beneficios:

  • Te mantienes en contacto con la tierra y la naturaleza, aún estando dentro de la ciudad.
  • Aprendes de primera mano sobre el crecimiento de tus alimentos.
  • Se genera una mayor apreciación sobre las frutas y verduras que consumes, así como las personas que las producen.
  • Garantizas que tu hogar cuente con alimentos de calidad, libres de insecticidas y químicos dañinos.
  • Promueves una cultura ecológica y amigable con el medio ambiente.
  • Ahorras en la compra de los productos que cultives

Por todo lo anterior, nos parece que tener un huerto es una excelente adición para cualquier hogar.

En este post explicaremos primero de forma breve a qué nos referimos por un huerto en casa, y veremos que no tiene que ser, necesariamente, en tu propio hogar, sino que se puede crear un huerto urbano comunitario.

Si te interesa ir directamente al paso a paso, este enlace te puede dirigir allí. ¡Síguelo!

Huerto familiar en casa

No se necesita una mansión para poder dedicar un espacio de tu hogar a cultivar alimentos. De hecho, ni siquiera necesitas un patio.

Para poder crear tu huerto en casa tienes, principalmente, dos opciones:

  • Cultivar en un jardín exterior.

Yo sé, yo sé. Acabo de decir que no necesitas un patio, y aquí vengo a sugerir que cultives en tu jardín exterior.

Pero esta sigue siendo una opción válida, si cuentas con el espacio necesario.

Si hay algún área de tu hogar con acceso a tierra, pudieras cultivar ahí directamente. Si este no es el caso, puedes construir tu propio cajón de forma sencilla, lo llenas de tierra, y ahí creas tu huerto en casa.

La idea es simplemente aprovechar un espacio donde normalmente pudiera estar un jardín, pero cultivar otro tipo de plantas: Aquellas que nos producen alimentos.

  • Crear un huerto hidropónico

¿No hay tierra? ¡No hay problema!

Es hora de recurrir a la hidroponía.

 Esta es una técnica muy interesante gracias a la cual podemos hacer un huerto en casa, en departamento, o donde quieras.

La genialidad detrás de esto, es que no necesitas tierra para crecer tus cultivos, pues todos los nutrientes los obtienen del agua.

Para lograrlo, se crea una mezcla rica y nutritiva para nuestras plantas. Luego, ponemos sus raíces sumergidas en esta agua y la mantenemos fluyendo, para que no se estanque.

¿El resultado?

Cultivos que utilizan un mínimo de espacio y agua, y maximizan su producción y calidad.

Huerto comunitario

Creado por la comunidad, para la comunidad.

Este tipo de huerto es perfecto si no tienes mucho espacio libre en tu casa, y tampoco quieres construir una estructura hidropónica.

Se caracteriza principalmente porque el huerto está ubicado físicamente en un espacio público: Parques, áreas comunitarias, escuelas.

Cualquiera de estos es perfecto, porque naturalmente sirven para la recreación, y son lugares donde la comunidad puede trabajar en equipo.

Incluso hay modelos de negocio en los que te pueden rentar una pequeña parcela.

Esto les da mayores facilidades a las personas que no tienen mucho espacio en su hogar y, por una o más razones, tampoco les resulta práctico (o deseable) formar parte de una comunidad que cuida un huerto común.

¿Cómo se hace un huerto?

Los pasos para crear un huerto urbano son realmente sencillos. No hay necesidad de complicarse.

En general, debes crear un espacio adecuado para que tus cultivos prosperen, y luego dejar que ellos hagan todo el trabajo.

¡Fácil!

Te presentamos 9 sencillos pasos para que tú mismo hagas tu huerto en casa.

1. Define el espacio

¿Casa o departamento? 

Es importante que sepas dónde quieres colocar tu huerto, para que así crees un espacio adecuado para tus cultivos.

Piensa en los distintos espacios que tiene tu casa, para que vayas eligiendo dónde quedaría bien tu huerto urbano.

Consigue una brújula, o usa una aplicación del celular, e identifica donde está el sur. Si tienes algún espacio considerado en esa dirección, procura darle prioridad, pues los cultivos que apuntan al sur suelen recibir más horas de luz diariamente.

Considera también si hay estructuras alrededor que bloqueen el sol durante el día.

La forma más fácil de elegir un lugar con buena cantidad de luz, es que te pongas en el lugar de tus plantas.

Con esto me refiero a que imagines que necesitas luz solar. Imagínate en un día frío y piensa: ¿Donde pudiera colocarme para calentarme con el sol?

Los lugares que imagines seguramente serán los que reciben la mejor cantidad de sol.

Toma en cuenta que esto no aplica para la hidroponía. Esta forma de cultivo es un poco más complicada del lado técnico, porque tú creas las condiciones adecuadas para tu huerto. Por el otro lado, te permite colocarlo donde desees.

Ya que tengas algunos prospectos, delimita mentalmente el espacio para que sepas cuánta área tiene, pues esto es importante al momento de elegir tus cultivos. Algunos de ellos requieren más espacio que otros.

2. Elige entre huerto hidropónico, o tradicional

Esta decisión está íntimamente ligada con el tamaño del espacio que hayas elegido. Si vives en un departamento, o tienes un espacio reducido en casa, no lo piense más. La mejor opción es la hidroponia.

Si en cambio, tienes la opción entre un huerto hidropónico y uno tradicional, considera las siguientes características para ayudarte a elegir:

Huerto tradicional (en tierra)

  • Requiere fertilización
  • Debes elegir un sustrato adecuado para tus cultivos, considerando qué tanta agua necesitan, y si esta debe filtrarse rápido o no.
  • Necesitarás regar tu huerto. La cantidad y frecuencia depende de lo que tengas plantado.
  • La tierra pesa. Más si está mojada. Ten cuidado con este punto si planeas poner tu huerto en un balcón, o una estructura similar. Un metro cúbico puede pesar más de una tonelada métrica.
  • Dependes de las estaciones y del clima. No puedes controlar estas condiciones.

Huerto hidropónico (en agua)

  • Es una manera muy eficiente de cultivar. Utiliza los recursos al máximo.
  • Necesita una mayor conocimiento técnico: Estás a cargo de la iluminación, los nutrientes, y el agua. Por esto, hay que estar al pendiente de afinar los detalles para que tu instalación rinda frutos.
  • Consume energía eléctrica, pues debes alimentar iluminación y una bomba de agua.
  • Debes construir la estructura donde pondrás tus cultivos. Esto es un poco más complicado que preparar tierra y sembrar.
  • Necesitas estar dando mantenimiento a tu sistema hidropónico para mantener las condiciones de crecimiento ideales.

3. Selecciona los cultivos

Lo ideal sería elegir cultivos nativos de tu región, porque estos se encuentran adaptados al clima y las condiciones a las que estarán expuestos naturalmente.

Sin embargo, es totalmente lógico que también quieras tener cultivos de tus frutas, verduras, y hortalizas favoritas.

Cuando selecciones tus cultivos, procura elegir aquellos que se complementen entre sí.

Cada uno tiene necesidades y características diferentes, así que es mejor plantar aquellos que no compiten entre sí por los recursos sino que, en cambio, favorezcan el crecimiento de sus compañeros.

Algunos ejemplos es el cultivo de leguminosas, las cuales fijan el nitrógeno a la tierra, dejándolo disponible.

Por otro lado, los claveles atraen insectos buenos para el huerto. Además, contribuyen a controlar plagas como la mosca blanca.

Finalmente, si deseas un cultivo sencillo para aprender poco a poco, una buena recomendación son las hortalizas, ya que son de rápido crecimiento.

4. Prepara la estructura

En este paso quiero hacer hincapié en un punto que considero muy importante: Siempre toma en cuenta las 5 R:

  • Reducir
  • Reusar
  • Reciclar
  • Reparar
  • Remplazar

Así que, para preparar la estructura, da prioridad a los materiales que tengas en casa. Si ya los has utilizado y no hay otra opción, entonces también es válido adquirir nuevas piezas o herramientas.

¡Promueve la sustentabilidad!

Dicho esto, veamos por separado los dos tipos de huertos en casa que hemos venido mencionando hasta ahora:

Construir un huerto tradicional

Materiales básicos:

La gran ventaja de este tipo de huertos urbanos es que es muy sencillo conseguir sus materiales. La gran mayoría de ellos los encontrarás juntos en un vivero, o en una tienda de cosas para el hogar en la sección de jardínes.

  • Tierra
  • Semillas de tus cultivos elegidos
  • Macetas
  • Palas
  • Tierra mezclada con sustrato
  • Fertilizante
  • Sistema de riego (opcional)
  • Tiempo y paciencia.

Construcción:

No hay mucha ciencia al respecto. Este huerto destaca por ser sencillo en todos los sentidos.

Simplemente llena de tierra tus macetas, y con ayuda de tus palas, crea un hueco donde puedas sembrar tus semillas.

Cúbrelas de tierra, riégalas tanto como necesiten, y dales mucho amor.

Tras esto, es la hora de usar el tiempo y la paciencia que reuniste. Un huerto en casa definitivamente no ofrece resultados inmediatos, pero resulta muy satisfactorio ver el fruto de tu trabajo.

Construir un huerto hidropónico

Este sistema resulta muy interesante, pero por sus propias características, requiere un poco más de trabajo y mantenimiento que un huerto urbano tradicional.

Pero no te asustes.

Este trabajo se ve recompensado gracias a que te permite cultivar prácticamente lo que quieras en un espacio sin necesidad de utilizar tierra.

Para empezar, necesitar reunir lo siguiente.

Materiales básicos:

  • Un aireador
  • Contenedor para colocar el agua con los nutrientes
  • Recipientes que funcionen como soportes para las plantas.

Para el proceso de construcción, te presentamos un video donde lo explican de forma muy sencilla. Verás que no es tan difícil como suena.

5. Siembra

Si ya tienes listo tu huerto casero, ya sea en tierra o en agua, ya has pasado lo más difícil. Además, ya tienes elegidos los cultivos que quieres plantar. 

¡Ya casi terminamos!

Lo que sigue es hacer una tarea breve de investigación. Necesitas saber las necesidades del cultivo que hayas elegido para tu huerto urbano. 

De esta forma sabes si puedes sembrarlo directamente en la tierra o en el soporte para la hidroponia. La otra opción es plantarlo en un semillero y, cuando el momento sea adecuado, transplantarlo a su contenedor final.

Cuando tengas esta información, sigue las recomendaciones que encontraste. Esto asegurará un cultivo exitoso.

6. Cuida

Es muy importante que le des mantenimiento a tu huerto. Si no lo haces, puedes llegar a perder todo el tiempo y trabajo que has dedicado. 

De forma corta, te recomendamos que estés bien atento a los siguientes puntos:

  • Si estás cultivando con hidroponia, cuida que la solución se mantenga nutritiva para tus plantas. Será necesario resurtir de nutrientes de vez en cuando.
  • ¡Controla las plagas! No querrás que algunos bichos intrusos devoren a tus cultivos.
  • Corta y erradica las malezas. Estas hierbas malas le están robando nutrientes a los productos que estés creciendo.
  • Coloca nutrientes. En este caso nos referimos a los huertos tradicionales, pues su tierra se ve beneficiada de la colocación periódica de composta, o abono.

7. Riega

Esto va de la mano con el cuidado y el mantenimiento de tu huerto. Además, es un punto que aplica sólo para aquellos huertos que eligieron utilizar tierra.

Dependiendo lo que hayas plantado, será necesario regar más o menos seguido, además de que debes cuidar la cantidad de agua que provees en cada ocasión.

No es lo mismo poner mucha agua en un solo instante y no regar por semanas, que diariamente proveer de una cantidad menor de agua para mantener la tierra ligeramente húmeda.

Aquí volverá a ser clave tu habilidad para investigar los requerimientos de tus cultivos.

8. Cosecha

¡Es hora de disfrutar los frutos de tu arduo trabajo!

Tras meses de arduo esfuerzo, sudor de tu frente, y noches sin dormir, por fin han valido la pena…

Bueno, no exageremos, si leiste este post ya te habrás dado cuenta que es muuuuy fácil crecer tu propio huerto en casa.

Sin embargo, el sentimiento permanece. Finalmente podrás disfrutar de tus hermosos cultivos.

¡Pero aún no acaba el proceso!

Ten cuidado de cosechar correctamente. Si has hecho tu tarea, sabrás si los alimentos que creciste pueden seguir creciendo tras haber sido cosechados.

Si aún no tienes esta información, este es el momento perfecto para encontrarla.

Ve a investigar, aquí te esperamos…

….

¿Todo listo? ¡Pues a cosechar! 

Pon especial atención a no dañar la planta, si es que esta podrá seguir dando frutos.

9. Síguelo creciendo

La belleza de un huerto urbano es que es un ciclo constante.

Una vez que cosechas tus cultivos, tu tierra (o agua, en caso de la hidroponia) queda libre para volver a ser utilizada.

Y, esta vez, tendrás más experiencia, así que el proceso será aún más fácil.

Este paso se repite indefinidamente, pues mientras mantengas tu deseo de crecer alimentos orgánicos, saludables, libres de químicos, y amigables con el medio ambiente, lo podrás seguir haciendo.

¡Disfruta tu huerto!

Impactos y beneficios

A continuación te compartimos una recopilación de impactos positivos que trae para ti, y para el mundo, la construcción de tu propio huerto en casa.

  1. Incrementa la cantidad de áreas verdes por cada habitante. Estas áreas verdes son parches de naturaleza, los cuales mejoran la calidad de vida de las personas. 
  2. Genera cohesión social y sentido de pertenencia. Esto es referente de forma exclusiva a los huertos comunitarios. Son una gran oportunidad para conocer personas y formar parte de un grupo con intereses comúnes.
  3. Promueve la soberania alimentaria. Como cultivas tus propios alimentos, empiezas a depender menos de los que se producen en otros lugares, bajo condiciones fuera de tu control.
  4. Espacio de recreación. Cuidar tu propio huerto es una gran actividad recreativa, perfecta para aprender un hobby nuevo.
  5. Disminuye las emisiones del transporte de alimentos. En condiciones normales, los alimentos que consumes tendrían que viajar miles de kilómetros para llegar hasta tu casa. Con un huerto urbano, debes dar unos cuantos pasos.
  6. Promueve el consumo y comercio local, además de los trueques. En una ciudad donde todos cuentan con su huerto urbano, cada quien puede cultivar distintos productos, y venderlos o intercambiarlos entre sí. ¡Promueve la economía local! Aquí tenemos un post resaltando los beneficios que el comercio local tiene para tu comunidad.

En conclusión…

Un huerto urbano trae consigo numerosos beneficios ambientales, económicos, y sociales. 

¿Sabes a qué concepto le importan los impactos en esas mismas categorías?

A la sustentabilidad.

Así que, si eliges dedicar el tiempo y el amor necesario para crear un huerto urbano que te provea de alimento, no únicamente te estarás ayudando a ti, sino también a tu comunidad y, realmente, a todo el mundo.

Por esto te invitamos a darle una oportunidad. Esperamos haber planteado una serie de pasos fáciles de seguir, para que puedas crear un huerto que se convierta en tu orgullo.

¿Qué te ha parecido? Deja aquí abajo tu comentario.

¡Comparte este artículo!

Deja una respuesta