Lo que todos deberían saber sobre las energías renovables

Lo que todos deberían saber sobre las energías renovables

¿Qué son, exactamente, las energías renovables? Y, ¿Qué pueden hacer por ti?

Nos ha tocado vivir en una sociedad cada vez más preocupada por el medio ambiente, el futuro del planeta, y la calidad de vida de las personas.

Yo pienso que esto es, definitivamente, para el bien de todos. Sin embargo aún es posible encontrar opiniones que se oponen a ciertos cambios. 

Uno de los debates más intensos es, sin lugar a dudas, el de las energías renovables.

¿Realmente son la mejor opción para nuestro futuro? Hay quienes prefieren apoyar a la energía nuclear, o que incluso llegan a afirmar que es necesario seguir a toda máquina utilizando combustibles fósiles… ¡Qué descaro!

Si bien nadie tiene la verdad absoluta, hoy queremos hacerte un obsequio.

¡Te ofrecemos el regalo de la información!

Si te has llegado a preguntar cómo podemos satisfacer nuestras necesidades de energía de una forma limpia y sustentable, has llegado al lugar correcto. 

En este post encontrarás una entrada accesible a cualquiera para aprender acerca de las energías renovables, sus ventajas, y los obstáculos que presentan.

Pero antes, es conveniente revisar un poco de historia… Aunque si prefieres saltarte esta parte, puedes seguir esta liga para llegar directamente a la sección sobre la energía renovable.

La Revolución Industrial

¡Bienvenidos al futuro! 

Supongo que eso decían en el pasado, al presentar las máquinas de vapor, los barcos, las locomotoras. ¡Cuántas posibilidades!

La historia del desarrollo económico y tecnológico de la humanidad se remonta hasta el siglo XVIII.

Nacida en Inglaterra, la revolución industrial trajo consigo grandes cambios e innovaciones en la industria en general: Metalurgia, química, textiles. Nada se quedaba rezagado, ya que las nuevas máquinas impulsadas por carbón empezaron a realizar el trabajo pesado.

¿Qué maravilla, no? Los agricultores se enteraron de que el futuro había llegado a la ciudad, y decidieron ir a conocerlo.

De repente, el número de habitantes en las urbes explotó, pues cada día llegaban más y más personas deseosas de ser parte de la época industrial, y la industria felizmente los aceptó, les abrió sus puertas, y los puso a trabajar.

Así fue como hombres, mujeres, y niños empezaron a laborar jornadas de 14 horas diarias, y al salir del trabajo, podían respirar el aire lleno de hollín, humo, y suciedad. 

¿Cómo? ¿Eso no te parece la utopía ideal?

Ojalá existiera una forma de obtener energía sin emisiones contaminantes, y que nos permita realizar nuestras actividades diarias, ¿No crees?

Pues estamos de suerte, porque esa tecnología ya existe hoy mismo. Seguramente lo has adivinado. 

Se trata de las energías renovables.

¿Qué energías usamos actualmente?

Dicen que los números no mienten.

Te invitamos a revisar la siguiente gráfica. Sabiendo que el carbón fue el combustible que impulsó toda la revolución industrial, ¿Puedes identificar el momento de la historia en que inició este movimiento?

Es momento de impulsar las energías renovables

¿Ves como el uso del carbón se dispara alrededor de 1850? Esto coincide con la historia que conocemos, ya que alrededor de esas fechas inició la revolución industrial.

Si ahora revisamos el año 2018, podemos ver un extracto de las formas de energía primaria que estamos consumiendo actualmente. ¿Cuáles identificas?

Nosotros encontramos que las tres principales son:

  1. Petróleo crudo
  2. Carbón
  3. Gas natural

Ya han pasado casi 100 años de que terminó la revolución industrial, y no podemos olvidarnos del carbón. ¡Pero al menos ahora utilizamos otro tipo de combustible!

Lamentablemente, los tres tipos principales de energía primaria son combustibles fósiles, los cuales tienen en mayor o menor medida el mismo problema que el carbón

Son contaminantes para extraer, producir, y utilizar.

Las energías renovables son una propuesta que busca resolver este problema, pues aunque generan ciertas emisiones durante su instalación, una vez que empiezan a producir, su energía es 100% limpia, libre de dióxido de carbono.

El problema, como puedes ver en la gráfica de arriba, es que hoy aún no les sacamos todo el provecho que deberíamos, y poco a poco se nos agota el tiempo para hacer un cambio.

¡Pero no desesperes! Si mantenemos una actitud verde, todos juntos podemos ser el cambio que el mundo necesita.

Una de las muchas formas que podemos apoyar, es promoviendo el uso de energías verdes y sustentables, o como la Organización de las Naciones Unidas lo plantea: Energía asequible y no contaminante.

Objetivo 7: Energía asequible y no contaminante

¡No estamos locos! ¡La ONU también lo piensa!

Las energías renovables juegan un papel vital para alcanzar un desarrollo sustentable.

Extraído directamente de su página de internet, la ONU dice:

¿ODS7? Con esto se refieren al Objetivo de Desarrollo Sostenible #7. 

Este es uno de los treinta objetivos que los líderes del mundo han establecido con el fin de eliminar la pobreza, proteger nuestro planeta, y asegurar que la humanidad prospere. 

Imagina, de todas las miles de metas que el mundo se pudiera plantear, tener energías limpias forma parte de las 30 seleccionadas

Y es la número 7, se encuentra bastante alto, ¿No?

Somos muchas las personas que coincidimos en que es de la más vital importancia lograr una transición energética a métodos de generación más limpios.

En otras palabras: Poner de cabeza nuestro sistema energético, para que las formas principales de energía en el mundo sean renovables como la solar, la eólica, y la biomasa, en vez de combustibles fósiles como el petróleo, el carbón, y el gas natural.

Solo de esta forma, y en apoyo con la energía nuclear y nuevas tecnologías, será posible alcanzar un desarrollo sustentable, donde la sociedad y el ambiente vivan en armonía.

Si aún albergas dudas en tu corazón, no hay ningún problema. 

Te invito a seguir leyendo, porque estoy a punto de mostrarte un nuevo mundo… El de las energías renovables.

¿Qué son las energías renovables?

No, en serio, ¿Qué son?

Para propósitos de este post, consideramos como energía renovable a las que cumplen las siguientes tres características:

  1. Infinitas a escala humana. Es decir, seguirán existiendo mientras estemos en la tierra.
  2. Producen energía sin generar desechos ni emisiones contaminantes.
  3. Son económicamente viables.

Ahora, puede que este término haya ganado popularidad en los últimos años, pero déjame iniciar afirmando que no son algo nuevo.

De hecho, ¡Son la forma de energía más antigua en el mundo!

Piénsalo:

Nuestros antepasados no tenían paneles solares, ni turbinas eólicas, pero aún así se las arreglaban para aprovechar los elementos de la naturaleza a su favor. ¿Qué listos, no?

Te menciono algunos ejemplos:

  • ¡El fuego! Esta forma de luz, calor, y protección ha sido usada en gran medida a lo largo de la historia, ya sea para cocinar, o iluminar la noche. Y solamente existe gracias a la materia orgánica que puede ser quemada, como las ramas secas. Esto es un ejemplo perfecto de la biomasa, una fuente de energía renovable.
  • Antes de los barcos de vapor, se utilizaban veleros que aprovechaban la energía del viento para impulsarse. Una aplicación antigua de la energía eólica.
  • Los molinos construidos para triturar grano podían utilizar, dependiendo de su diseño, el movimiento del viento o el cauce de un río para trabajar.

Como puedes ver, el desarrollo de la sociedad humana ha sido impulsado siempre por las fuentes de energía de la naturaleza. 

La revolución industrial definitivamente aceleró ese proceso, pero lo hizo a costa de nuestra salud, y el medio ambiente. 

De ser posible, sería ideal seguir el ejemplo de nuestros ancestros, y utilizar esas energías limpias que la naturaleza nos regala: El viento, los mares, los ríos…

Pero, ¿Sabes cuál es la mayor fuente de energía de nuestro planeta?

El sol.

Esa estrella que nos provee de luz y calor también es, de forma directa o indirecta, responsable de la gran mayoría de las formas de energía en el mundo, sobretodo de las renovables.

Un ejemplo de esto es la energía eólica, es decir, la que puede ser aprovechada gracias a los vientos. 

El viento, como bien sabes, no es más que aire en movimiento, pero… ¿Por qué se mueve?

En cualquier lugar del planeta, los vientos son ocasionados debido a diferencias de presión en la atmósfera, fenómeno que sucede naturalmente porque el aire se calienta de forma desigual.

Y, ¿Qué calienta al aire? 

La radiación solar.

Otro ejemplo: La energía hidráulica.

Esta es la que puede ser utilizada gracias al movimiento de los ríos. ¿Sabes cómo se relaciona esto con el sol?

La respuesta la encontramos en el ciclo del agua. De forma corta, el sol calienta los mares, el agua se evapora formando nubes, luego llueve en alguna montaña muy alta formando ríos que, naturalmente, terminan en el mar, reiniciando el ciclo.

¡Último ejemplo!

La biomasa es la energía que se encuentra contenida en toda la materia orgánica: Las plantas, los animales, y nosotros mismos tenemos energía dentro de nosotros, la cual obtenemos al alimentarnos.

Y el primer eslabón en toda cadena trófica siempre son las plantas. Ellas son capaces de aprovechar algunos elementos distintos para producir su alimento con la fotosíntesis: Un poco de dióxido de carbono, unas gotas de agua, y amarran todo gracias a la luz solar.

El resto es historia. Podemos aprovechar esta biomasa de muchas formas distintas, ya sea quemando madera, o haciendo biocombustibles a base de plantas, lo que es un poquito más técnico.

Merecen mención adicional aquellas energías renovables que no provienen del sol. Estas son, específicamente, la geotérmica, y la mareomotriz.

La primera de estas aprovecha el calor del centro de la tierra, y puede ser utilizada para producir electricidad, o también se puede aprovechar directamente este calor.

La segunda, como su nombre lo indica, se refiere a las mareas, las cuales se ven más afectadas por la atracción gravitacional de la luna que por la del sol.

Así que, en resumen, se pueden clasificar las energías renovables principales de la siguiente manera:

  • Originadas por el sol
  • No causadas por el sol
    • Geotérmica (calor interno de la tierra)
    • Mareomotriz (movimiento de las mareas)

Existen otros tipos menos conocidos, pero los que acabo de mencionar son hoy, sin lugar a duda, los más importantes a escala mundial.

Ventajas de las energías renovables

Como ya sabes qué son estas energías, probablemente te surja el deseo de averiguar realmente qué tan buenas son para el mundo.

Al fin y al cabo, ¿Por qué deberíamos usarlas? ¿Realmente son tan buenas como suena?

La respuesta, en realidad, aún no es absoluta.

Es importante conocer ambos lados de la moneda, por eso aquí te presentamos las ventajas que tienen este tipo de energías, y un poco más abajo planteamos sus desventajas. ¿Te parece bien?

Perfecto. Entonces veamos, podemos identificar 5 características maravillosas para las energías renovables:

  1. Son infinitas a escala humana
  2. Hay una gran cantidad de potencia disponible
  3. Una vez instaladas, generan energía limpia
  4. Hay una gran variedad, y están disponibles en todo el mundo
  5. Mejoran la independencia energética de las naciones, así como su soberanía

A continuación te expando un poco cada punto mencionado.

Infinitas a escala humana

Como ya vimos más arriba, la gran mayoría de las energías renovables proviene directa o indirectamente del sol.

De aquellas que no se derivan de este astro, la geotérmica existe gracias al calor de la tierra, mientras que la mareomotriz es causada por la luna.

Si puedes imaginar un mundo en el que este tipo de energías deje de existir, probablemente los humanos tampoco estemos presentes. Esperemos para ese entonces haber descubierto el viaje interestelar, porque nuestra tierra no será habitable del modo que nos gusta.

Es más, probablemente ya no exista la tierra.

Cuando el sol se aproxime al final de su vida, se volverá un gigante rojo. Se volverá más frío, pero crecerá a tal tamaño que alcanzará la órbita donde actualmente está nuestro planeta.

Eso no es bueno para nosotros.

Afortunadamente, aún faltan unos cinco mil millones de años antes de que eso pase, lo que significa que la humanidad aún puede disfrutar de las energías generadas por el sol durante el mismo lapso de tiempo.

De hecho, es probable que nuestra especie no llegue a ver ese suceso, pero ese es problema para los humanos del futuro.

Lo importante aquí, es que durante mucho, mucho, ¡mucho! Tiempo, seguirá habiendo energías renovables, por lo que se les puede considerar infinitas. 

Hay mucha potencia disponible

Por un momento olvidemos que cualquier tipo de energía existe, a excepción de la que nos llega directamente del sol.

Si esto fuera real, y únicamente pudiéramos aprovechar la energía que recibimos en forma de radiación solar, aún así tendríamos energía de sobra para satisfacer todas las necesidades del mundo.

Suena increíble, ¿No?

Pero, como ya hemos visto, los datos no mienten.

El profesor de física del MIT, Washington Taylor estima que la tierra está recibiendo, constantemente, 173 000 terawatts de radiación solar. 

Para ponerlo en contexto, esa potencia es 10 000 veces mayor que el total utilizado en el mundo.

Las energías renovables son energía limpia

¿Sabes cómo se genera electricidad a partir de combustibles fósiles?

La materia prima, ya sea carbón, algún derivado del petróleo, o gas natural, es quemado para generar calor, el cual crea vapor de agua, que es usado para mover un generador eléctrico.

El principal problema con este proceso se encuentra en el combustible que lo hace funcionar. Al quemarlo, se libera dióxido de carbono. Este gas afecta la salud humana y contribuye al calentamiento global  y al cambio climática.

Veamos la comparación ahora con una fuente renovable: La energía solar fotovoltaica.

De forma resumida, la radiación solar libera electrones dentro del panel fotovoltaico, los cuales fluyen creando una corriente eléctrica.

Como esto genera directamente electricidad, no es necesario emitir gases dañinos y contaminantes a la atmósfera. 

¡Punto para las renovables!

Un argumento común en contra de las energías renovables es que la extracción de los materiales, y la manufactura de los dispositivos que aprovechan a estas energías naturales, genera contaminación.

Esto, realmente, es cierto y no es discutible. Es por lo mismo que en este post hemos estado explicando que las energías renovables son limpias, mientras producen electricidad. 

Lo que sucede antes de eso, es otra historia.

Sin embargo, hay que considerar que esta contaminación previa a la generación sucede con cualquier tipo de fuente de energía.

Con esto en mente, ¿No crees que es mejor opción aquella fuente que mientras trabaja, no contamina? Esto es lo que logran las renovables.

Disponibles alrededor del mundo

No existe un solo lugar en el mundo que no tenga disponible el sol, los vientos, o el calor de la tierra.

Es cierto que no todos los sitios tendrán el mismo potencial, y además habrá lugares en los que algunas formas de energía renovables simplemente no sean viables.

Por fortuna, hay una gran variedad de opciones.

¿No sale mucho el sol? Aprovecha los vientos.

¿Tampoco sopla el viento? ¡Hora de usar la geotermia!

Realmente no hay excusa en este aspecto. Todo el mundo tiene disponible algún tipo de energía limpia.

Incrementan la independencia energética

Dependiendo de la ubicación geográfica y sus recursos naturales, cada país tendrá mayor potencial para cierto tipo de energía.

Si aprovechan ese potencial, obtienen dos beneficios adicionales a los que ya hemos venido mencionando:

  1. Dependen menos de la producción de combustibles extranjera. Por lo tanto, la variación del precio del petróleo, del carbón, o del gas, les afecta menos. Se vuelven independientes.
  2. Tomar control de sus recursos, y utilizarlos para su beneficio, también incrementa su soberanía. Este concepto está íntimamente ligado a la independencia, pues entre menos dependan de los demás, mayor es su libertad y poder de decisión sobre sus asuntos internos.

Como puedes ver, las energías limpias traen consigo una gran cantidad de beneficios que van más allá de la ecología.

Pese a esto, siguen lejos de ser perfectas. En la siguiente sección te presentamos algunos de los retos más importantes que deben superar.

 

5 razones por las que necesitamos las energías renovables

¿Están listos para más? Antes de pasar a los retos que tenemos que superar, le compartimos 5 argumentos que la Organización de las Naciones unidas presenta en favor de las energías renovables.

Infografía con 5 argumentos en pro de las energías renovables, de acuerdo con la ONU

Retos a los que se enfrentan las energías renovables

Personalmente creo que dado los problemas a los que nos enfrentamos, hoy las energías renovables son una de las mejores opciones disponibles.

Sin embargo, como cualquier otra tecnología, aún tiene algunos retos que deben superar para poder ser nuestra fuente principal de energía durante el resto de nuestra existencia.

Las principales problemáticas son las 3 siguientes:

  1. Dependen del clima.
  2. Son energías intermitentes.
  3. Requieren almacenamiento en forma de baterías, o combinarse con una energía que sirva de base.

A diferencia de los beneficios que te presentamos en la sección anterior, estos tres retos están directamente relacionados entre sí. Por esto, es más fácil entenderlos al revisarlos todos juntos.

Veamos primeramente el tema del clima.

Imagina un futuro en el que solucionamos nuestra crisis ambiental gracias a las energías renovables. El aire limpio y la vegetación abundante son cosas de todos los días.

Las actividades diarias de las personas transcurren con normalidad, gracias a que la energía eléctrica la proveen los paneles solares colocados en el techo de cada casa, cada tienda, cada industria.

Llegas a tu hogar y prendes la tele para escuchar el clima, y te encuentras con el aviso de urgencia: Se aproxima un frente de nubes desde el norte.

¡El terror!

Es bien sabido por todos en tu comunidad que las nubes son el peor enemigo en tu región geográfica, pues dependen de la vital energía que les provee el sol.

¿Y qué sucede cuando llegan las nubes? ¡Bloquean el sol! ¡No!

Puede que suene dramático y hasta ridículo, pero es una forma de ejemplificar este problema al que se enfrentan las energías renovables: Dependen de que las condiciones climáticas sean ideales para poder trabajar a su capacidad máxima.

Es a partir de aquí que deriva su segundo reto: La intermitencia.

Los parques eólicos y solares se localizan en puntos estratégicos donde la estadística favorece las condiciones para que, durante la mayor parte del tiempo posible, sople el viento y brille el sol.

Pero el mañana no está comprado.

Todavía no es posible saber, a ciencia cierta, qué pasará en el futuro, por lo que los días que no haya sol, o que no sople el viento, simple y sencillamente esas energías renovables no estarán disponibles para nosotros.

Puede que haga falta su electricidad en un momento de uso pico, lo que sería realmente problemático para todo el mundo.

¿Sabes la solución para eso? ¡Almacenar la energía!

Suena bien, pero hoy, es una solución a medias, pues los sistemas más comunes de almacenamiento son las baterías, las cuales utilizan materiales preciosos de la tierra, además de que en la actualidad siguen siendo muy caras.

Cada día se trabaja para solucionar este dilema, y constantemente hay nuevos avances en materia de almacenamiento de energía pero, hoy por hoy, este tema aún no se encuentra zanjado.

Otra propuesta es utilizar la energía nuclear como forma base de generación, y aprovechar las energías renovables para suplir los picos de demanda.

Esto es prometedor, pero hace resaltar el hecho de que energías como la solar, la hidráulica, y la eólica aún no tienen un avance suficiente para, por si solas, salvar al mundo.

En conclusión...

Creemos que los retos están hechos para superarse, y todos los días grandes mentes alrededor del mundo están trabajando en búsqueda de soluciones a los problemas que les acabamos de presentar.

Además, somos de la idea de que los beneficios de las energías renovables son más numerosos y de mayor impacto que sus problemáticas.

Por eso argumentamos que vale la pena promover este tipo de generación, hasta que logremos desplazar a los sucios, contaminantes, combustibles fósiles.

Agradecemos al carbón y al petróleo por el acelerado avance que trajeron a la sociedad, y reconocemos el papel que jugaron en la historia para que la humanidad llegue a su estado actual.

Con esto dicho, también reconocemos que los combustibles fósiles no son el futuro.

Al menos, no el futuro que deseamos para nosotros y nuestros seres amados, donde podamos vivir sanos, disfrutando la naturaleza, y con esperanzas de alcanzar un desarrollo sustentable.

Las energías renovables no son la solución. Sólo son una parte clave de la misma.

Y tú, ¿Qué opinas al respecto? Ayúdanos a compartir esta información, porque un mundo informado, es un mundo que toma mejores decisiones.

¡Comparte este post!

Deja una respuesta