2030: Fecha límite para lograr un cambio

2030: Fecha límite para lograr un cambio

Nos quedan 10 años antes de llegar al 2030

¿Sabes qué tienen en común los números 2030 y 1.5?

Seis dígitos aparentemente aislados, presentan una triste verdad: Nos quedan menos de 10 años para tomar acción en materia ambiental. Distintos estudios y predicciones científicas postulan al año 2030 como la fecha límite que tiene la humanidad para controlar el calentamiento global.

Al hablar del calentamiento del planeta, la mejor forma de medirlo es, sin lugar a dudas, con su temperatura, y es aquí donde entra en juego la segunda cifra que te mencionamos hace unas líneas: Debemos lograr que para 2030, la temperatura promedio del planeta no haya superado el límite máximo de 1.5 °C.

Claramente, este aumento de temperatura debe tener un punto de partida, el cual sirve como referencia para cuantificar su incremento o disminución. Al hablar del cambio cimático, este punto de partida fue fijado en la era pre-industrial.

Sin embargo… ¿Qué significa realmente el término era pre-industrial

Lamentablemente, el Acuerdo de París (documento que propone el límite de 1.5 °C) no define un periodo de tiempo específico que deba ser tomado como línea base. Sin embargo, este reporte propone que la época ideal para realizar este análisis, es entre los años 1880 y 1900.

Si esto es cierto, significa que hasta 2017 el planeta ya había incrementado su temperatura promedio en, al menos, 1 °C sobre los niveles pre-industriales, y únicamente estamos a 0.5 °C de sobrepasar el límite, lo que nos deja en una situación precaria y necesitada de acción inmediata.

Pero toda acción comienza estando informados. ¿Quieres saber las consecuencias de no cumplir este objetivo? Sigue leyendo, que aquí lo desglosamos.

Altas temperaturas y otros vectores de cambio climático

Antes de revisar el impacto que el calentamiento global tiene sobre la sociedad humana, es importante saber que, si bien la temperatura es una forma sencilla y práctica de medir los efectos que tenemos en el planeta, no es único elemento que debe ser monitorieado.

Existen otros componentes clave que traen consecuencias negativas para nuestro planeta, por lo que deben ser vigilados y controlados. Algunos de ellos son:

  • Concentración de dióxido de carbono
  • Aumento en los niveles del mar
  • Acidificación de los océanos
  • Fenómenos naturales extremos (sequías, inundaciones, olas de calor)
  • Cambios en la precipitación de ciertas regiones

Estos son solo algunos ejemplos que nos dan una idea de todos los factores que causan o derivan del cambio climático. Sin embargo, estos no trabajan de forma aislada. Lo más complicado de esta crisis ecológica, es que todos los elementos ya mencionados están interrelacionados entre sí:

Si la temperatura del planeta aumenta, más agua es evaporada. Esto impacta directamente en los ciclos hidrológicos, lo que desestabiliza a la flora y la fauna de ciertos ecosistemas. Si debido a esto, una parte de la población de las plantas muere, habrá menos organismos capaces de absorber el dióxido de carbono presente en la atmósfera.

Y no termina ahí…

Más dióxido de carbono libre en el ambiente promueve la acidificación de los océanos, lo que es terrible para la ecología marina. ¡Oh! Y hablando de mares, el incremento en su temperatura causa el deshielo de los glaciares, lo que sube el nivel del agua, desplazando poco a poco a las comunidades humanas a tierras interiores…

Pudiéramos seguir y seguir con más ejemplos, pero el punto prevalece: El cambio climático es un fenómeno extremadamente complejo, el cual requiere la colaboración de, literalmente, toda la raza humana para poder contrarrestarlo.

2030: Lo que nos depara el futuro

El cambio ya ha empezado.

No es necesario intentar predecir el futuro para imaginar qué sucederá si no limitamos nuestras emisiones contaminantes. Basta con analizar aquellas zonas del mundo donde, tristemente, ya se presenta una temperatura 1.5 °C mayor a la de hace 120 años.

Se ha detectado que el incremento de temperatura que hemos vivido actualmente, tanto en la tierra como en el océano, ha incrementado la frecuencia y la duración de las olas de calor.

Por el otro lado de la moneda, hay evidencia de que el aumento de la temperatura con origen antropogénico ocasiona lluvias más fuertes, más duraderas, y más frecuentes. Irónicamente, además del incremento en las lluvias en ciertas zonas, también aumenta el riesgo de sequía en otros lugares del mundo.

Recuerda, esto está pasando hoy. ¿Qué pasará si continúamos a este ritmo durante 10 años más?

Cambios en fenómenos climáticos a nivel mundial

Hoy dependemos del análisis, los modelos, y las predicciones realizadas por los expertos en materia ambiental para poder tener una idea de los cambios que vienen.

Como no se puede saber con certeza lo que pasará, a veces resulta más sencillo comprender el impacto del cambio climático considerando dos posibles escenarios.

Justamente esto es lo que hace este reporte, donde se compara la severidad del daño ambiental y sus consecuencias dependiendo si el aumento en la temperatura promedio global se limita a 1.5 °C, o si permitimos que en 2030 supere los 2 °C sobre los niveles pre-indutriales.

A continuación te presentamos un resumen del análisis que realizaron.

Variaciones en la temperatura

Al hablar de temperatura global es vital mantener en mente que nos referimos al incremento en la temperatura promedio del planeta. Por lo tanto, habrá sitios cuya variación sea mínima, pero por cada uno de estos, existirá otro lugar cuya temperatura aumente más de los 1.5 °C estimados.

Esto ocasiona que haya más olas de calor, más intensas y de mayor duración. Pero estos fenómenos no son el único problema. El Panel Intergubernamental en Cambio Climático asegura que si la temperatura promedio del mundo aumenta en 1.5 °C, para 2030 habrá zonas del planeta que serán, literalmente, peligrosamente calientes.

La situación es incluso peor si alcanzamos un escenario en el que la temperatura aumente 2 °C.

1.5 °C es mejor que 2 °C, pero lo ideal sería mantenernos por debajo de ambos

Precipitación, lluvias intensas, y monzones

El agua, líquido vital para la vida, tiene también el potencial de causar un tremendo daño a las comunidades si es provista en exceso.

Aquí el principal problema es la cantidad de lluvia, la frecuencia con la que cae, y el volumen de agua liberado cada vez que llueve. ¿Esto cómo se verá afectado por el cambio climático?

Numéricamente, se esperan los siguientes efectos:

– Si la temperatura aumenta 1.5 °C

    • Incremento de lluvia promedio en 2%
    • Intensidad de lluvias es mayor en un 2%
    • Frecuencia de lluvias aumenta un 17%
    • La precipitación máxima durante 5 días se incrementa en 4 milímetros

– Si la temperatura aumenta 2 °C

    • Incremento de lluvia promedio en 4%
    • Intensidad de lluvias es mayor en un 4%
    • Frecuencia de lluvias aumenta un 36%
    • La precipitación máxima durante 5 días se incrementa en 6 milímetros
Con el cambio climático vienen lluvias más fuertes y más frecuentes

Sequías

Siendo honestos, no todos los efectos en el cambio climático se sentirán de la misma forma alrededor del mundo. De hecho, algunos de los impactos negativos no repercuten directamente sobre nosotros, o el ambiente, sino que recaen para ser sufridos en los segmentos más pobres de la sociedad, los cuales son también los menos protegidos.

Flor en sequía
Foto por Paweł Czerwiński en Unsplash

Las sequías son un claro ejemplo de esto, pues aún cuando en las ciudades se sientan sus efectos, estos son exponencialmente más grandes en las comunidades poco desarrolladas. Checa los siguientes datos:

  • Si la temperatura aumenta 1.5 °C
    • La duración de la sequía promedio será 2 meses mayor a la actual
    • 271 millones de personas adicionales son expuestas a la escasez de agua
    • 132.5 millones de personas nuevas son expuestas a las sequías extremas
  • Si la temperatura aumenta 2 °C
    • La duración de la sequía promedio será 4 meses mayor a la actual
    • 388 millones de personas adicionales son expuestas a la escasez de agua
    • 194.5 millones de personas nuevas son expuestas a las sequías extremas
  • Si la temperatura aumenta 3 °C (Por favor que esto no se cumpla)
    • La duración de la sequía promedio será 10 meses mayor a la actual. Practicamente todo el año.

Ciclones tropicales y tormentas no tropicales

¡Hay una buena noticia! Se espera que la cantidad total de ciclones tropicales al año disminuya en 0.9… Oh, pero esto viene acompañado de una terrible, terrible noticia. 

Aún cuando haya menos ciclones, se estima que cada año habrá, aproximadamente, 2 ciclones adicionales de categoría 4, y 1.5 ciclones extra de categoría 5.

Esto significa que los ciclones totales serán en menor cantidad, pero será más frecuente tener fenómenos extremos más intensos, más peligrosos, más dañinos.

Por si esto no fuera poco, la población mundial sufrirá de inundaciones, las cuales ocasionarán que cada año se incremente la cantidad de personas que deben ser desplazadas por este efecto meteorológico: 28 millones adicionales para 2055, y 60 millones extra para 2095.

Ciclón y tormenta
Foto de la NASA en Unsplash

Cultivos

¿Qué crees que pasará si nuestros campos de cultivo están en zonas afectadas por las temperaturas extremas, las inundaciones, o las sequías?

En el mejor de los casos, utilizarán más recursos para mantenerse en pie, y se extenderá el tiempo que duran creciendo antes de poder ser cosechadas (5 días y 8 días, dependiendo si nuestra temperatura aumenta en 1.5 o 2 °C).

En el peor de los casos, estos desastres naturales causarán daños irreversibles a nuestra capacidad de generar alimento. Así que si creías que hoy hay hambre y pobreza, espera a ver qué pasará cuando nuestras fuentes de producción se vean comprometidas…

Campo de cultivo
Foto de Nitin Bhosale en Unsplash

Como ya hemos mencionado, esto vuelve a reducirse a una problemática social de justicia y equidad, porque es probable que los privilegiados no sientan tan cercana la escasez de alimentos. Al fin y al cabo, el sistema de mercado globalizado les permite adquirir lo que deseen, siempre y cuando tengan la capacidad de pagarlo.

El meollo del asunto es que no todos podrán adquirir sus alimentos. A esto añádele que la tendencia de la población es crecer indefinidamente, mientras que el cambio climático mermará nuestra producción de alimentos.

Ambos elementos, en conjunto, crean una receta para el fracaso, pues son dos líneas que se dirigen en direcciones contrarias, y el hueco que queda entre ambas, tiende a ser llenado por más problemas.

Economía

Algunas personas opinan que la única forma de llamar la atención y enfocarla a un problema, es cuando este repercute en la economía de la sociedad.

No afirmamos ni negamos ese sentimiento, pero lo cierto es que el cambio climático también afectará la estabilidad económica a nivel mundial. 

Viéndolo en cifras, se estima que si para 2030 aumenta la temperatura en 1.5 °C, habrá una disminución de un 8% del Producto Interno Bruto. Además, las pérdidas causadas por los daños derivados de las inundaciones (que como ya hemos mencionado, serán más frecuentes e intensas) alcanzarán, como mínimo los $10.2 billones de dólares.

Un golpe bastante fuerte, ¿No crees?

En conclusión...

El futuro parece precario, pero son muchas las cosas que pueden cambiar en un periodo de 10 años. Si se toma acción inmediata, estamos justo a tiempo para controlar, e incluso revertir las peores consecuencias que la crisis climática pudiera ocasionar.

No creemos que sea momento de ser fatalistas, pues el destino del mundo está hoy mismo en nuestras manos. Es hora de informarnos, aprender, y formar parte del cambio. Pequeñas acciones generan grandes consecuencias, y cada individuo tiene poder sobre las decisiones que toma.

Hoy mismo puedes reducir tu impacto ambiental empezando a comer menos carne, o puedes sumarte a las campañas de activismo digital en pro del ambiente. La idea es, simplemente, empezar a forjar un mejor futuro para ti, y para el mundo.

Y tú… ¿Ya eres parte del cambio?

Deja una respuesta